12 diciembre 2009

FRANCESCO LO SAVIO

ESPACIO Y LUZ DE UNA VIDA BREVE


El 21 de septiembre de 1963 un joven artista de 28 años de edad se halla en uno de los apartamentos construidos por el famoso arquitecto Le Corbusier en La Cite Radieuse de Marsella. Su vida se agota allí mismo, porque el artista acaba suicidándose. Se llamaba Francesco Lo Savio y había nacido en Roma (1935), ciudad en la que llegó a diplomarse en Bellas Artes y donde había iniciado también estudios de arquitectura, atraído por las aportaciones de los movimientos de vanguardia: el racionalismo de la Bauhaus y el neoplasticismo de De Stilj.

Francesco Lo Savio: "Espacio-luz" (1959). Colección particular.

De esa forma concluía la breve trayectoria vital de un hombre que había consagrado al arte sus últimos cinco años y sobre cuya obra se clausura hoy en Madrid la amplia exposición que le ha dedicado el Museo Reina Sofía, la primera que sobre este artista se realiza en nuestro país. Se trata por tanto de un nombre relativamente poco conocido al que sin embargo se le han dedicado en estos últimos años diversas tesis doctorales, leídas en universidades italianas, coincidiendo con una fuerte tendencia a recuperar y revalorizar su obra, de manera que últimamente hemos podido leer sobre Lo Savio calificativos como "precursor del minimalismo", artista conceptual" e incluso "ejemplo de arte postbarroco", aunque esto último no sé bien que es lo que puede significar.


Tras completar sus estudios, Lo Savio trabajó un tiempo en el diseño industrial, pero a partir de 1958 comenzó su dedicación al  arte, realizando fundamentalmente pinturas y esculturas. Incluso tuvo tiempo de celebrar algunas (pocas) exposiciones de sus obras, la mayor parte de carácter colectivo.

Francesco Lo Savio: "Espacio-Luz" (1959). Roma.

Lo asombroso de la brevísisma trayectoria artística de Lo Savio es que se inicia ya con un discurso rotundamente radical: la serie de pinturas monocromas que denominó Espacio-Luz. Si observamos con detalle estos cuadros encontraremos en su zona central, muy desvaídos, unos círculos trazados sin interés por el rigor geométrico, que parecen querer explorar la incidencia de la luz sobre una superficie uniforme.

Inferior. Francesco Lo Savio. Izquierda: "Sin título" (1959). Derecha: "Articulación total" (!962). Prato, Italia.


De manera casi simultánea el artista desarrolla su serie Metales, que investiga las posibilidades del minimalismo escultórico a través de unas piezas de asombrosa sobriedad: formas geométricas muy simples, cubiertas únicamente por una capa de barniz negro. Ese tipo de obras constituye la base para la última serie de Lo Savio, las Articulaciones totales, constituidas por cubos de escayola en su color (con un exacto volumen de un metro cúbico), abiertos por completo al interior por dos de sus caras, de forma que dejan visible una plancha metálica curvada, pintada también en color negro y dispuesta de diversa manera en cada cubo.


En fin, contemplando hace unos días las obras de esta exposición me asombraba de cómo este joven artista italiano llegó a formular planteamientos claramente minimalistas cuando el minimalismo estaba en sus comienzos y eran muy pocos los autores a quienes se podría encuadrar en esa corriente. Es el caso de Ad Reinhardh, con el que pueden encontrarse algunos paralelos formales . Pero sobre todo, me lamentaba de que el arte hubiese perdido la posibilidad de ver desarrollarse en el tiempo la obra de Lo Savio, de observar cómo habría evolucionado su sentido estético si no hubiese habido ese punto final en forma de suicidio. Recordaba también la obra de su hermano, el artista pop italiano Tano Festa (1938-1988), ese "monumento para un poeta muerto" de una playa siciliana, una obra también de gran austeridad formal con la que rendía homenaje a un artista que dejó de serlo por voluntad propia. A ese homenaje nos sumamos.

Tano Festa: "Monumento para un poeta muerto" (1990). Reitano (Messina, Italia).

Entre la escasa información en español sobre Lo Savio, recomendamos la lectura de este artículo de El País. Más datos en esta Web italiana. Por último, la página del Museo Reina Sofía recoge una información básica sobre la exposición.

2 comentarios:

anarkasis dijo...

en la exposición del reina sofía está como de relleno en transito de unas salas a otra, la verdad es que me recordó un grupo de cuadros mucho a Rothko, y me acordé de ti.

otras. El blog de contenido OK, pero está innavegable. Bloquea el, (los) navegadores, tienes tantos contadores, y tantos cachichiribaches que el lateral de la izquierda me empieza a recordar El "nº5", La barra de estado no para de decir "Esperando a": concretamente ahorita mismo a: stats.yourminis.com,
...más de 3 minutos esperando que abriera la ventana de comentarios..., en fin... ¡¡mira de aligerarlo caramba!!,
(Ya sé que no son las maneras usuales, tendría que decir: "..que bonito y maravilloso es TODO..un saludo", pero alguien te lo tiene que decir.

Juan Diego Caballero dijo...

Anarkasis: me encanta tu franqueza y me ilusiona pensar que te acordaste de mi en el Museo. ¿Quién sabe? Tal vez estuvimos paseando cerca y no nos vimos. Sobre la columna lateral, no te falta razón. Verás ya mismo algunos (pequeños) cambios. Espero que para bien. Saludos cordiales, JDC

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger