23 enero 2011

EL MIHRAB DE LA MEZQUITA DE CÓRDOBA

INFLUENCIAS ORIENTALES EN LA ARQUITECTURA ANDALUSÍ

Aunque en un texto anterior nos ocupamos de la mezquita de Córdoba para describir algunas de sus características más básicas, en esta ocasión vamos a centrar nuestro análisis en el mihrab del templo, esa pieza situada en el denominado muro de la qibla y que en toda mezquita debería servir para indicar al orante la dirección hacia la ciudad sagrada de La Meca (aunque esto no sea así, exactamente, en el caso de la aljama cordobesa).

El actual mihrab de la mezquita de Córdoba (hubo otros antes de que el edificio fuese experimentando sus sucesivas ampliaciones) es fruto de la gran reforma del  templo llevada a cabo en la segunda mitad del siglo X durante  el gobierno del califa Al-Hakam II (961-976). La construcción del mihrab formó parte de un amplio programa de modificaciones en el que se incluyeron también la ampliación de las naves de oración y la creación de una nueva maqsura (espacio próximo al mihrab, reservado para el gobernante). Actuaciones todas ellas dirigidas por Chafar, el chambelán de palacio, y en las que colaboraron los más destacados artesanos de la Córdoba de la época, hasta la conclusión de las obras en 966.

Planta (izquierda) y alzado (derecha) del mihrab de la mezquita de Córdoba.

 Así pues, el mihrab de la aljama cordobesa es un excelente ejemplo no tanto de las soluciones constructivas de época califal (hablamos en este caso de una pieza de muy reducidas dimensiones: tres por tres metros), sino sobre todo de las concepciones entonces existentes sobre la decoración de las partes más destacadas de un edificio religioso y, lo que es más importante aún, acerca de la simbología aplicable precisamente a esos elementos ornamentales ya que, como es sabido, la religión islámica es poco amiga de las representaciones figuradas y, menos todavía, en las mezquitas. Pero además, este mihrab cordobés es también demostrativo de cómo concepciones de muy diversa procedencia oriental  (bizantinas, arábigas, persas, etc.) acabaron triunfando en la arquitectura andalusí.

Pese a su reducido tamaño, el mihrab cordobés posee una gran originalidad, ya que con anterioridad a esta construcción los modelos existentes se reducían a pequeñas hornacinas abiertas en el muro de la qibla. En este caso, nos hallamos ante una habitación de planta poligonal (siete lados) que verticalmente podemos dividir en tres zonas: un zócalo marmóreo, un friso intermedio en el que encontramos seis arquillos ciegos polilobulados sobre los que se dispone una banda con versículos del Corán y, por último, una cubierta en la que se hia colocado una bóveda octogonal hecha en yeso y que adopta la forma de una concha (bóveda avenerada). Debe recordarse que este espacio, vedado a los fieles, es el más íntimo y sagrado del templo, ya que simboliza la presencia de Alah en la mezquita  y, por otra parte, es el lugar junto al que se coloca el imán cuando debe dirigir la oración.

Izquierda: bóveda avenerada del interior del mihrab. Derecha: fachada del mihrab.

Pero sin lugar a dudas lo más destacado de este conjunto es la decoración de la portada que lo comunica con el resto de la mezquita. En sus laterales se han dispuesto zócalos de mármol decorados con ataurique, mientras que en el centro encontramos un gran arco de herradura sostenido en jambas del mismo material y en las cuales, hacia el intradós, se han integrado las cuatro columnas de mármol que ya estaban presentes en el anterior mihrab, levantado por Abd al-Rahman II a mediados del siglo IX.

El arco al que nos referimos muestra todas su dovelas decoradas y se remata con un amplio alfiz. Las albanegas van adornadas con roleos vegetales y por encima de ellas, corre un friso con inscripciones cúficas que alaban a Alah. Aún más al exterior,  otro friso que también corre por los laterales del arco, como si se tratase de un segundo alfiz, mantiene los mismos repertorios, esta vez en un brillante color azul. Finalmente, en su parte superior, el conjunto se remata con siete arcos polilobulados ciegos en cuyos interiores podemos apreciar estilizados árboles de la vida policromados.
 



.
En toda esta fachada se combinan distintas técnicas artesanales: talla del mármol, yesería, cerámica, pintura y decoración musivaria. En este sentido es conocida la participación en el proceso de un musivario bizantino, enviado hasta Córdoba por petición del califa al basileus de Bizancio, Nicéforo Focas. El desconocido artista bizantino dejó aquí sobradas muestras de su pericia y de sus cualidades artísticas, trabajando con teselas de  dimensiones muy reducidas, elaboradas en distintos materiales, para lograr que los efectos de policromía aportasen al conjunto más belleza todavía.

Todo este repertorio  decorativo se extendió también a la imponente cúpula nervada que se sitúa inmediatamente delante de la  fachada del mirhab, cubriendo este espacio de la maqsura. De este modo el califa, instalado aquí cualquier viernes, podría pensar que no sólo había cumplido sobradamente con su dios, Alah, sino que además había proclamado de manera suficiente al mundo hasta donde llegaban sus riquezas y su autoridad. El poder terrenal, ya se sabe.


En Internet no conozco muchas referencias específicas sobre este interesantísimo mihrab cordobés. Sin embargo, en esta Web sobre la mezquita encontraréis muchas informaciones relacionadas con la obra.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Juan Diego Soy Belén del CAP, ¿Qué tal va todo?
Espero que muy bien, sigo atenta a página y a sus publicaciones, me acuerdo de ti cada día.
Y ya que estoy comentarte que aunque la mezquita de Córdoba es de una belleza incomparable, soy una fiel forofa de la pequeña mezquita rural de Almonaster, y pese a su sensillez, tiene un encanto especial y para es mi es uno de los lugares más bellos del mundo.
Un beso enorme y espero que charlemos en directo muy pronto.

Anónimo dijo...

Hola,
despues de leer y admirar las fotos que acompañan a tu articulo, me sale sin querer el cariño a mi ciudad, y sin lugar a dudas te invito (aunque creo que esto ya lo hice con anterioridad) a que tomemos un vinito y una tapa en la Juderia de Cordoba cuando tu quieras.

Un abrazo muy fuerte desde Cordoba.
Pilar.

Anónimo dijo...

Hola. Creo que fui alumno tuyo del CAP hace ya muchos muchos años en 1996, pero no estoy seguro. ¿Estabas por aquella época en el Instituto Punta del Verde en la avda. de la Raza? Si es afirmativo si fuiste tutor mío en las prácticas, de las cuales guardo un grato recuerdo porque me permitiste dar mis primeras clases. Ahora por fin estoy disfrutando dando clase de Historia del Arte, y tu página me está siendo de gran ayuda. Por cierto, la visita nocturna a la mezquita de Córdoba es espectacular, el brillo de las teselas con la ambientación nocturna me puso la piel de gallina.

Saludos, Francisco.

Juan Diego Caballero dijo...

Hola anónimo: pues sí, estaba en el IES "Punta del Verde" por la época que señalas. Además, impartía el CAP, aunque había otro compañero dedicado también a este tema.
Por otro lado, te agradezco mucho tus palabras sobre mi blog. Saludos cordiales y mucha suerte en la enseñanza.

Anónimo dijo...

HOLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA :)
ESTAMOS EN HISTORIA DEL ARTEEE...VAYA ABURRIMIEEEEEENTOOOOOOOO
PD: Y SUEÑO ;P

Anónimo dijo...

LALALALALALALALALALALALALA (8)
DAME MAS GASOOLIINAA,A MI ME GUSTA LA GASOLIINA!;D

Anónimo dijo...

no se como encontrar donde esta situado el mihrab

QUE CANSANCIO!!!!

Anónimo dijo...

GRACIAS X ESTA MAGNIFICA PAGINA:) ME AYUDA MUCHISIMO A LA HORA DE LOS COMENTARIOS GRACIAS!!!

Sabrina Kaderi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger