26 mayo 2009

ROTHKO, 1952

EN TORNO AL FINAL DE CURSO

Ayer finalizó la actividad lectiva de este curso en la materia Historia del Arte. Hemos logrado concluir nuestro temario y parece que los resultados que van a obtener los chavales, a falta de algún examen, no son del todo desalentadores. Y ayer, en clase, me llevé una grata sorpresa. Sobre la pizarra me encontré una reproducción de la obra que figura aquí al lado: ese impresionante "Sin título" que identifica al Rothko de los más vibrantes campos de color, un cuadro impactante, al menos para mi, hasta el punto de ser el emblema de este blog.

Mark Rothko: "Sin título (azul, verde y marrón)" (1952). Upperville, EE.UU.

Aun realizada en pequeño formato, la copia estaba hecha al óleo y con bastante soltura. Mi alumno demostraba con ella cierta capacidad para el trabajo artístico. Pero lo más interesante es lo que la aparición de esa obra suponía en el contexto cotidiano de mis clases. Es verdaderamente arduo conseguir que los alumnos se interesen por el arte contemporáneo y todavía más complicado captar su atención sobre movimientos que artísticos que se salen de sus experiencias cotidianas, como ocurre en el caso del expresionismo abstracto norteamericano y del informalismo europeo. Pero finalmente, creo que los chavales (ellos me corregirán, si no es así) han aprendido, de tanto debatirlo conmigo, que la expresión artística es merecedora de todo respeto, aunque no se compartan sus puntos de partida. Y, finalmente, espero que no se olviden de Rothko en sus vidas.

En todo caso, y para concluir este curso, dedico a esos alumnos que comienzan a asomarse a la Universidad este breve comentario de una serie de cuadros de Rothko realizados en el mismo año (1952) que el de más arriba, el cual ha sido ya objeto de un análisis más detallado en este blog.

Mark Rothko: "Número 15" (1952). Colección particular.

En algunas publicaciones puede leerse que 1952 quizás sea el año más productivo en la trayectoria de Rothko. No creo que pueda sostenerse firmemente esa afirmación, si tenemos en cuenta que hablamos de un pintor que jamás dejó de asomarse a los abismos que para él constituía el arte abstracto y que, en sus últimos años, presa ya de la depresión que acabó poniendo fin a su vida, encontró tal vez en la pintura el consuelo que no hallaba en ninguna otra parte, volcándose entonces en sus trabajos sobre papel. En todo caso, en ese año, 1952, estamos ya ante un pintor que ha dejado atrás el periodo de los multiformes, inaugurando en 1949 el tipo de pintura que acabaría por hacerlo universalmente conocido: los campos de color.

En 1952 Mark Rothko paricipa en la exposición colectiva que tiene lugar en Nueva York bajo el título de "15 norteamericanos" y que viene a suponer la consagración definitiva del expresionismo abstracto. En ella, junto a artistas como Jackson Pollock, Bradley Walker Tomlin, Clifford Still o Barnett Newman, entre otros, pudo exponer algunas de sus obras más destacadas, mostrando ya un acusado interés por las condiciones ambientales que envolvían a sus cuadros, sobre todo por la relativas a la iluminación. Ese año Rothko realiza algunas obras tan significativas como ese "Número 15" que alcanzó en una subasta en 2008 el valor de ¡29 millones de euros! La gama de colores que emplea es parecida a la utilizada en el cuadro sin título del Museo de Arte de Dallas, aunque los campos de color estén tratados de distinta forma en una y otra obra.

.

Mark Rothko. Derecha: "Sin título" (1952). Dallas. Izquierda: "Número 73" (1952). Atlanta. Inferior: "Sin título (1952/53). Bilbao.

Esos colores vivos y enormemente atrayentes están también presentes en otros cuadros firmados por Rothko el mismo año, como el "Número 73" que se conserva en el Museo de Arte de Atlanta o el "Sin título" del Museo Guggenheim de Bilbao, una obra gigantesca de tres metros de alto por 4,4 de ancho. En todos ellos el naranja, el amarillo y diversas gamas de rojo inundan la superficie del lienzo. Quizás por ello se les ha calificado de paredes de luz, aunque a mi juicio esa expresión no deja de ser un intento de definir con palabras unas obras que reflejan, como pocas veces en la pintura, los estados anímicos del pintor.

A partir de cuadros como estos, tiende a afirmarse que durante los años cincuenta del pasado siglo el artista mantuvo una clara preferencia por los colores cálidos y que, más tarde, su paleta fue oscureciéndose de manera paulatina. Pero tratándose de este artista, las cosas no son tan sencillas. En ese mismo año Rothko realizó también cuadros de tonalidades más severas como la obra sin título que figura a la izquierda, sin que nos olvidemos de la que da inicio a este texto, con la que podemos encontrar alguna concomitancia en el "Número 10" de una colección particular norteamericana.

Mark Rothko: Superior: "Sin título" (1952). Derecha: "Número 10" (1952).
.
En definitiva, Rothko estaba ya explorando con todo tipo de colores a comienzos de los años cincuenta y lo hacía porque en realidad, con su pintura, se exploraba a sí mismo, trasladando al lienzo sus propios estados de ánimo. Una foto de ese año nos lo muestra en su luminoso y amplio estudio de la neoyorquina calle 53, pintando probablemente el cuadro que hoy guarda el museo bilbaíno.

Y ese es el sentido que quiero dar a esta última lección del curso. El verdadero artista nos muestra en sus obras, de alguna manera, su propio yo. A veces cuesta encontrarlo y no siempre ese universo desvelado transcurre por los caminos del arte figurativo. Pero ese mundo interior del autor está bien presente en toda obra de arte que se precie. Ahora que os vais, espero que seáis capaces de seguir descubriendo cosas, chavales. Como hemos intentado hacer este año. Que la vida os trate bien y gracias por vuestra paciencia.
.
Esta es la ficha técnica del cuadro del Museo Guggenheim de Bilbao. Y a partir del cuadro favorito de ENSEÑ-ARTE, podéis explorar aquí (en inglés) otras obras de Rothko.

13 comentarios:

Juan Miguel Duran dijo...

De verdad me alegroque le gustara el cuadro, y si ha logrado que el arte abstracto me llege a gustar, como me dijo cuando comente el cuadro de Tiziano, "el arte gusta cuando lo entiendes".
Cuando haga mas cuadros (propios) se los enseñare

Juan Diego Caballero dijo...

Pues si te ha llegado a gustar el arte abstracto, Juan Miguel, no sabes la de artistas que acabarás descubriendo. Espero seguir viendo obras tuyas. Suerte en el examen y saludos cordiales
JDC

andres dijo...

En verdad ha conseguido ese objetivo "extraescolar" que usted se marcó al comienzo de ese último tema.
Las obras de Magritte, que tan desapercibidas me pasaron el curso pasado me han llamadopoderosamente la atención, al igual que la préctica totalidad del temario. Y es que a veces nunca está de más un empujoncito ajeno para que te guste esto del arte.

saludos

Juan Diego Caballero dijo...

Pues muy bien, Andrés, ahora te toca seguir aprendiendo y tener la capacidad y el valor de no conformarte nunca con lo que te den. De aprender por ti mismo. ¡Emocionante aventura! Enhorabuena y saludos cordiales
JDC

carmen domínguez dijo...

Debe darse la enhorabuena, profesor, puedo asegurarle que ha onseguido que nos interese el arte. Entre nosotros hablamos a veces de que, gracias a usted y a la asignatura hemos aprendido a identificar dferentes obras, adquiriendo más cultura. Ahora miramos una obra y, aunque nos guste más o menos, sabemos hablar de ella y demás. Ha sido una delicia gozar de obras como la casa de la cascada, la piedad de Miguel Ángel, las catedrales góticas, esculturas de Bernini y lienzos de Velázquez. También le agradecemos que nos haya mostrado la obra de autores que no están el libro, como Magritte (que, al igual que a Andrés, me apasiona), Juan Muñoz o Munch, así como intentar que entendamos el expresionismo abstracto de Rothko (perdón si no se escribe así). Por cierto, de este último me gusta especialmente "Nº 15" y "Nº 10".
Gracias por dedicarnosla entrada.
Saludos!

PD: Tómese un ratito para venir a nuestra graduación, que tiene que escuchar mi discurso!

Juan Diego Caballero dijo...

Carmen: has escrito bien Rothko y encima empiezan a gustarte sus obras. ¡Cuidado que crea adicción! Haré todo lo posible por escuchar ese discurso. Y me gusta que hables de tantos artistas que te atraen. Descubrirás más, seguro.
Vuelve por aquí cuando quieras. Tus opiniones siempre serán bienvenidas.
Saludos cordiales
JDC

Anónimo dijo...

Hace dos años que descubrí esta página y no he podido desenganzharme de ella, la tengo hasta de página de inicio. Recuerdo que la encontré buscando información sobre Rothko y hasta le mandé un email pidiéndole fuentes de documentación que usted tan amablamente me respondió. Me hubiera encantado tenerle de profesor en mis años de instituto, a veces los alumnos hechamos de menos profesores que estén enganchados con la asignatura que imparten y que ello les haga despertarnos a los alumnos de nuestro aletargamiento diario. Aún no habiendo ido a sus clases imagino la calidez y motivación que en cada una de ellas se tiene que respirar. Mis más sinceras enhorabuenas por este blog y por la labor tan buena que hace por el arte.
Saludos, Marta.

Juan Diego Caballero dijo...

Marta: ante todo, muchas gracias por tus cordiales palabras. Espero no defraudarte y poder seguir contando con tu confianza. En cuanto a lo de la calidez en mis clases, habría que preguntarle a mis alumnos. Yo, simplemente, lo hago lo mejor que puedo.
Saludos cordiales,
JDC

dama dijo...

Ha muerto Saramago, como sabrás. Se sucederán muchos homenajes de diversos tipos, y siempre serán pocos. Desde aquí,con este comentario en el espacio de la obra de Rothko, y en uno de mis sitios favoritos, tu blog de arte( con todo lo que representa), le hago mi pequeño homenaje público.Gracias, por el espacio.

Juan Diego Caballero dijo...

Bien lo sé, dama. Soy seguidor de Saramago desde hace muchos años e, incluso, en una ocasión tuve la oportunidad de conversar con el un rato. Jamás olvidaré esa charla, que inicié dicéndole que él era el "culpable" de que yo me hubiese decidido a estudiar portugués, porque quería leer su obra en su propia lengua. Precisamente, hace unos días me acerqué a Portugal a comprar su "Caín", que comenzaré a leer dentro de unos días. Ahora con más motivos. En todo caso, nos queda su obra, que es impresionante.
Saludos cordiales y gracias por hacer referencia a Saramago precisamente en este artículo.

Anónimo dijo...

juan diego, a pesar de que su blog me lleva ayudando desde hace mucho tiempo ahora más que ayudar... me quita el sueño... dentro de nada por fin me presento a las temidas oposiciones...después de haber trabajado muy duro pero ahora, cada vez que bicheo en su blog para relajarme, en vez de conseguir ese objetivo me doy cuenta de lo poco que sé...de que aún estudiando una vida nunca alcanzaría tanto conocimiento ¿cuál es su secreto para poder abarcar tanto?

Juan Diego Caballero dijo...

Mi único secreto es ser consciente de lo poco que sé y de lo mucho que puedo aprender cada día. Saludos cordiales, JDC

Consultoria Psicologica y Social dijo...

bueno, deseo agradecerte tu solidaridad, un curso de ésta calidad solo puede ofrecerlo alguien verdaderamente de excelencia...
arterapialanus@gmail.com

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger