02 mayo 2009

LA ESCULTURA BIOMÓRFICA

SOBRE LA OBRA DE JEAN (HANS) ARP

Las circunstancias de la vida. El artista del que hoy me ocupo nació alemán, pero acabó siendo francés y murió en Suiza. Se sentía poeta, aunque terminó por dedicarse a la pintura. De modo que fue pintor, aunque una gran parte de su obra son relieves y esculturas. Particìpó con los expresionistas en alguna exposición del grupo de El Jinete Azul, aunque también asistió al Cabaret Voltaire en el que surgió el dadaísmo. Sin embargo más tarde tomó contacto con los surrealistas, pero no despreció jamás el arte abstracto, hasta el punto de que una parte de su obra puede encuadrarse en esta tendencia. Nunca mostró excesivo interés por la fama y sin embargo obtuvo reconocimiento internacional con sendas exposiciones antológicas en Nueva York y París. Ni siquiera somos capaces de llamarlo de una única manera. Según optemos por la lengua alemana o la francesa diremos Jean Arp o Hans Arp.

Jean (Hans) Arp: Izquierda, "Lágrimas de Enak (formas terrestres)". 1917, Nueva York. Derecha: "Objetos dispuestos según la ley del azar". 1930, Nueva York.

En cualquier caso y pese a tanto azar, Jean (Hans) Arp sólo nació y vivió una vez (1886-1966), aunque esos ochenta años de existencia resultaron por completo fructíferos y nos mostraron el talante de un hombre de mentalidad inquieta, siempre abierto a la autorreflexión, a las novedades culturales y a las aportaciones de otros artistas. Como ya he tratado aquí de los orígenes del dadaísmo, me centro ahora en la faceta de Arp como escultor, que podemos remontar a mediados de la segunda década del siglo XX, cuando, en contacto con los dadaístas, realiza relieves en madera pintada los cuales, más que suponer un trabajo puramente escultórico, son como collagges tridimensionales a los que en algunos casos denomina constelaciones, bastante semejantes a las pinturas de la misma época. Arp no dejó de experimentar con este tipo de formas en las que lo que denominaba "leyes del azar" jugaban un papel fundamental.

Superior: Jean Arp: "Constelación con cinco formas blancas y dos negras (variación 3)". 1931, Nueva York.





















Izquierda: ""Head and shell". Hacia 1933, Nueva York. Derecha: "Hoja en descanso". 1959, Evanston, EE.UU.

Sin embargo, a partir de la década de los años veinte introdujo sustanciales novedades en sus esculturas, que ahora adquieren formas curvadas, muy sinuosas, en las que las aristas brillan por su ausencia. Es lo que el mismo llamó "esculturas biomórficas", queriendo hacer alusión con ello a la relación que, a su juicio, se establecía entre la pura creatividad artística y la creación en la misma naturaleza. Ahora el bronce y otros metales, además de diversos tipos de piedra son sus materiales favoritos. Pero haría mal el lector si acaba por creer que Arp buscaba la mera imitacion de la naturaleza; podría decirse más bien que su intención era trabajar en paralelo con ella, siguiendo ritmos y modelos de organización de las formas, como podrían ser los del crecimiento, en general, o la cristalización. En este sentido desde un punto de vista formal, sus obras pueden clasificarse en dos grandes grupos. De un lado, las que se sitúan dentro de la pura expresión abstracta; de otro, aquellas que evocan formas humanas simplificadas y replanteadas.

Superior. Jean Arp: Izquierda: "Woman" (¿?). Derecha: "Escultura perdida en el bosque" (1932). Londres.

Es ese profundo interés por lo humano, en un hombre que siempre se sintió tan atraido por la naturaleza, el que explica que Arp plantease en cierta ocasión que "de una u otra forma, mis esculturas son siempre torsos". Probablemente su frase sea una exageración, propia de un artista que fue capaz de integrar en sus obras elementos procedentes de muy diversas vanguardias, desde el expresionismo al dadaísmo; desde el surrealismo a la abstracción y que supo combinar todo ello acertadamente. Un creador capaz de reaccionar contra los valores artísticos tradicionales y de buscar nuevos horizontes en la escultura. Que trabajó sin hacer demasiado ruido. Como no lo hace esta hermosa pieza con la que concluimos: "escultura del silencio". Pura filosofía.

Jean Arp: "Escultura del silencio" (1942). Nueva York.

En la página de la Fundación Jean Arp no hay que dejar de visitar el apartado titulado "Le coin des enfants" que nos muestra con una presentación en flash cómo se desarrollaba el proceso creativo del artista. Por otra parte, en Remagen (Alemania) existe un Arpmuseum, que proporciona información sobre el escultor, aunque sólo en alemán.

10 comentarios:

Miski dijo...

Bonitas y biomorfas esculturas...las curvas son más propias de la vida que las rectas.
Un saludo.

anarkasis dijo...

No conocía el autor ni la frase, pero no me parece que exagere mucho.
Si busca la redondez y el pulido extremo, entonces confundirá nuestra percepción pues la naturaleza nos tiene incluido como un chip atractivo en nuestro cerebro para reconocer como agradable cualquier similitud con un torso. A pesar de lo primitivo que haga las formas ARP, siempre serán reconocibles, por ello el cubismo nunca resultó atractivo, el experimento quedó allí en el tiempo mientras que estas otras descomposiciones aún se realizan y se venden como churros.
Y de ahí como corolario la frase de más arriba de Miski, "..las curvas son más propias de la vida que las rectas"

Juan Diego Caballero dijo...

Miski, coincido plenamente contigo en que la naturaleza aprecia la curva más que la recta y me alegra que lo haga también Anarkasis, aunque discrepe de ella, de manera absoluto en su "desprecio" del cubismo. la naturaleza es una cosa... y el arte otra.
Saludos cordiales a ambos.
JDC

anarkasis dijo...

pues si, se ha "despreciado", un poco, pero será culpa de la crisis que yo no he tocao ná eh?

Existe una famosa anécdota contada por Matisse y que está recogida en muchos libros sobre una reunión en que Picasso sacó un cuadro y solo Eva, su mujer, supo quien estaba retratado, aunque todos los reunidos conocían a Vollard el marchante de cuadros. Suelen contarla para dar a conocer la dificultad de la representación con rectas, omitiendo el grave y sentencioso análisis que hacía Matisse sobre el tema.
Estamos en un campo empírico, y tratado empíricamente tiene actualmente unos resultados asombrosos, como lo que ha conseguido con esa alumna. (la del siguiente post, una joya).., pues una curva o una superficie curva en un ordenador es un grupo de poliedros o cuadrados según el método, eso sí, necesita un alejamiento artesano en perspectiva suficiente que lo aprecie y lo haga subir en bolsa.
Campo empírico puro, y en este campo, empíricamente, no hay cosa fuera de la naturaleza que se pueda representar ni en el arte, ni siquiera pensar, (dicen y escriben).
La conclusión puede ser terrible pues el único artista creador sería la naturaleza, y nosotros solo vulgares artesanos que practicamos variaciones.
Pero circunscribiendo el tema, en general, actualmente de las obras que se realizan muy pocas beben en cubismo y demasiadas en curvismo.

Acepto los saludos cordiales y le devuelvo un abrazo sogal acompañado de felicitaciones

Juan Diego Caballero dijo...

Anarkasis, eso del abrazo sogal me lo tienes que explicar un poco más, que dicho así da un poco de agobio. Por lo demás, me agrada leer tus análisis y, en este caso, tus referencias al empirismo y a las formas geométricas. Ahí, yo ya me pierdo. Quizás hoy pocas obras beban en el cubismo y seguramente menos aún en las esquematizaciones postpaleolíticas. pero al menos, déjanos valorarlas. Digo yo, no sé.
Saludos cordiales de nuevo (sin soga alguna)y a ver cuando sales de ese magnífico anonimato.
JDC

Diseño Paginas Web dijo...

Es una obra magnifica, este articulo logro expresar muy bien este arte al hablar de manera tan clara del surgimiento de esta obra profundizando de manera tal que llega al lector lo que se busca expresar.

Juan Diego Caballero dijo...

Pues muchas gracias por tu opinión, "Diseño". Saludos cordiales, JDC

Anónimo dijo...

El abandono de la naturaleza como tal es tan estupido como la copia integra de ella. El artista que quizás es lo único que existe en el arte es pues un simple aprendiz de la naturaleza y parte de su percepción para adaptar su obra al mundo que le rodea.
Por otro lado no creo en un arte complicado con exceso de líneas, más bien tomo lo más simple de la idea y la plasmo lo más simple posible, no trato de decir algo o hacer comprender al posible visitante una idea genial, solo una idea simple, como si se tratara de un atómo que aparece en nuestro espacio.

Tomás dijo...

Buenos días a todos y muchas gracias por compartir tanto sobre moda y diseño. Para los que estamos dando los primeros pasos, este tipo de recursos nos ayuda mucho a aprender y mejorar. Les comento que hace un tiempo hice un curso y empecé a diseñar mis propias esculturas. Estaría bárbaro que nos recomienden también otros sitios en donde salir a vender el diseño que producimos. Gracias y saludos desde Lanús, Buenos Aires!

Anónimo dijo...

Tengo una duda, estoy investigando sobre el Dadaísmo y sigo confundida con varios datos, el principal: ¿La biomórfia era dadaísta o es un estilo aparte? se agradecen las respuestas, ¡historia del arte me está haciendo explotar la mente!

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger