12 diciembre 2008

EL FRONTAL DE DURRO

EL MARTIRIO DE SAN QUIRCE Y SANTA JULITA

Ahora que hemos conmemorado el LX aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y que estamos trabajando en clase el arte románico, viene al caso hablar de esta curiosa pieza de arte hallada en una pequeña localidad de la provincia de Lérida. Se trata de Durro, enclavada en pleno valle de Bohí, en las faldas de los Pirineos. Allí se encuentra, algo alejada del pueblo, la pequeña ermita románica de San Quirce, un sencillo edificio de una sola nave cubierta con bóveda de cañón, con cabecera absidada y una espadaña a los pies del templo.

Superior: Izquierda: ermita de San Quirce (Durro, Lérida). Derecha: planta. Inferior: frontal de altar de la ermita.

De ese iglesia procede el frontal de altar San Quirce y Santa Julita, conservado actualmente en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. De autor desconocido (aunque se atribuye a un denominado taller de La Seo de Urgell) y realizado probablemente muy a comienzos del siglo XII, este frontal de altar, en pintura al temple sobre tabla y en excelente estado de conservación, narra una piadosa historia: el atroz martirio al que fueron sometidos ambos santos durante la persecución contra los cristianos desarrollada en tiempos de Diocleciano. De tales hechos existen diversas tradiciones, en ocasiones con argumentos divergentes. Pero siguiendo el relato que nos ofrece la misma pieza, podemos resumir señalando que Julita, apresada en la ciudad de Tarso junto con su hijo Quirce (o Quirico) de tres años de edad, se negó a prestar pleitesía al emperador, por lo cual ella y su hijo fueron conducidos al martirio, que es lo que nos narra el autor, un conjunto de tormentos casi indescriptibles: inmersión en un caldero de aceite hirviendo, cuchilladas diversas, martilleo de clavos en el cráneo y, si no fuera suficiente, aserrado final del cuerpo hasta deshacerlo en diminutos trozos.

En el frontal, las cuatro escenas laterales nos describen las escenas del martirio organizadas en cuadrados, a modo de viñetas. El centro de la pieza se reserva para una verdadera almendra mística en la que la habitual imagen de Jesús ha sido sustituida por la madre y el hijo, aureolados de santidad. Las virtudes de su pasión les hacen acreedores de este lugar tan destacado.


El tratamiento de cada escena presenta los típicos rasgos de la pintura románica de esta zona geográfica: el alargamiento de las figuras y la simplificación de los volúmenes, los fondos planos y la ausencia de toda perspectiva, los colores bien definidos y el silueteado de cada figura mediante líneas dibujadas en negro. Pero el artista ha querido que al espectador no le pasen desapercibidos los dolores que padecieron ambos santos a lo largo de su martirio y, al mismo tiempo, la resignación cristiana con la que los soportaron. Ni la sierra que atraviesa el cuerpo en vertical, ni los clavos que penetran en la cabeza, ni las espadas que hieren la carne, ni siquiera el caldero con las vistosas llaman que calientan el aceite que contiene en su interior... nada de ello hace dudar de su fe a estos mártires, de quienes más bien podría decirse, a juzgar por las escasas expresiones de su rostros, que ya son conocedores de que la gloria eterna se abre para ellos tras estos suplicios.

Ya hemos dicho que la tradición cristiana nos narra que, una vez muertos, los cadáveres fueron despedazados en fragmentos diminutos y luego esparcidos a los cuatro vientos, para que nadie pudiera recogerlos y darles sepultura. Y concluye que un ángel se ocupó de tal tarea, de modo que los cristianos pudieron proceder al enterramiento y posterior veneración de sus cadáveres. Y así nos los muestra nuestro anónimo artista: triunfantes, felices y santificados. puestos en el frontal del altar de una iglesia con sus nombres bien visibles, para que sirviesen como ejemplo a los humildes cristianos del lugar.
.
No importa si el suplicio fue recibido por uno u otro santo, aunque parece que todas las escenas, menos la del caldero (obviamente) hacen alusión a la santa y no a su hijo. El caso es que la historia acabó bien. Con los dos en el cielo. No era para menos.
.
Este documento contiene una de las versiones de este ejemplo mundial de la tortura. Imágenes de otros frontales de altar en esta web. Y aquí, información sobre el románico en el valle del Bohí.

13 comentarios:

Ana Gonzalez dijo...

Me encanta el Rómanico. Gracias por aportar las imágenes, en concreto estas no las habia visto nunca. ¿conoces el libro que editó Taschen sobre los libros iluminados? Es precioso y muy completo.

Saludos

Juan Diego Caballero dijo...

Hola, Ana. No, no conozco ese libro que señalas, pero editándolo Taschen, seguro que es muy completo.
Saludos cordiales
JDC

Duncan de Gross dijo...

Como siempre un post interesante, completo y didáctico, gracias!!

Ana dijo...

Me encanta la ingenuidad de la plástica románica, pero siempre me ha llamado la atención la de este frontal.
Magnífico blog, siempre con un excelente contenido.
¡Enhorabuena!
Ana

Juan Diego Caballero dijo...

Pues muchas gracias por tu opinión, Ana. saludos cordiales.
JDC

Juan Diego Caballero dijo...

No hay de qué, Duncan. Como siempre, tus palabras animan a seguir.Saludos cordiales
y gracias por tus visitas.
JDC

Patt dijo...

¡Hola! Soy una de las alumnas de Tonia y me gustaría felicitarte a ti y a tus alumnos por haber creado este magnífico blog. La verdad es que es estupendo que haya personas que se preocupen por crear algo así y lo expliquen de una manera tan clara y concisa a los demás. Mis más sinceras enhorabuenas. Supongo que me seguiré pasando por aquí a menudo así que ya iré comentando... Este blog, sinceramente, me ha hecho ver el arte desde otro punto de vista.
Sólo me gustaría hacer un comentario sobre el cuadro de La orden de los camaldulenses: una de las actividades que propusiste la llevamos a cabo y me gustaría decir que fue interesante conocer el origen de esa orden y el significado de la alegoría mostrada en el cuadro. Sin duda, el Greco tenía una mente sin igual... de lo más imaginativa.
Lo dicho; mis felicitaciones.
Saludos.
Patt

anarkasis dijo...

joé, por imágenes menos fuertes han cerrado webs.
¡Que horrror de medievo!,
¡Que poca sensibilidad!
Con esa técnica tan poco refinada se les morirían enseguida los santos sin decir donde habían guardado los dineros.

Juan Diego Caballero dijo...

Hola, Patt: gracias por tus palabras. Me alegra que te hayan parecido interesantes las actividades que os propuse sobre el Greco. Como verás, la Historia y el Arte siempre ofrecen aventuras y temas atractivos por descubrir. El caso de los camaldulenses es uno de ellos, pero hay miles. Saludos cordiales para ti, para Tonia y para tus compañeros.
JDC

Juan Diego Caballero dijo...

Anarkasis: como me lees de vez en cuando sabes que sólo me dedico a contar el arte. Este frontal está en todos los temarios y entra en la selectividad. De todas formas, aunque lo mío no sea el sado-maso, me imagino que habrá quien lo relacione. Desde luego a mi me parece un ejemplo bien claro de por dónde iba la plástica románica.
Saludos cordiales
JDC

Sandra Merchán dijo...

Ea, me lo he leido...asi empieza eso de ponerse las pilas para el 2º trimestre, aunque esta claro que no me bastara solo con leerme el blog...por cierto en nuestro libro dice que el niño tenia 7 años, pero bueno, la verdad es que estaban bastante locos esta gente

Juan Diego Caballero dijo...

Sandra: leer no es lo único que hay que hacer, pero sí que es lo primero y por ahí hay que empezar. De que lo hayas hecho me alegro. Respecto a la edad del niño, no hagas mucho caso, aunque ¿tú crees que un niño de siete años cabe así de bien en el regazo de la madre? Además, hay diversas crónicas sobre ese martirio tan peculiar. Una de ellas cuenta que el niño aún no sabía hablar bien, pero que (inspirado por el Espíritu Santo) no paraba de decir "soy cristiano, soy cristiano". Vete a saber cuál era de verdad la edad del chiquillo.

Anónimo dijo...

Soy un alumno de segundo de la eso y estoy estudiando para un examen del romanico
este blog me ha ido genial
GRACIAS

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger