04 julio 2007

LA CAPILLA ROTHKO EN HOUSTON

100.000 VISITAS


Cien mil visitantes por aqui. ¿Quién lo diría hace unos meses? Visto lo visto, esta es la última conmemoración que hace ENSEÑ-ARTE. Otra cosa es que celebremos los cumpleaños, si tales llegan. Pero en esta ocasión vamos a comentar un espacio de reducidas dimensiones, pero de gran transcendencia no sólo en el arte, también en el ámbito de lo religioso, de lo filosófico, en fin de todo aquello que tiene que ver con el afán trascendente de la especie humana. Nos referimos a la llamada "capilla Rothko", en la ciudad de Houston, Estados Unidos.

En 1964 Mark Rothko recibe de Dominique y John de Menil el encargo de realizar una serie de obras de gran formato para una capilla que piensan levantar en la universidad católica de Houston. Se trataría de un espacio dedicado al ecumenismo, y a la meditación, de búsqueda de la espiritualidad, en definitiva. El artista aceptó el encargo, pero solicitó al mismo tiempo que se le permitiese aportar sus propias ideas acerca de las trazas del edificio. Tanto se implicó el pintor en la obra que, hasta cierto punto podemos considerar que el diseño le pertenece por completo, aunque fuesen dos arquitectos quienes firmaron el proyecto.

Surgió así un conjunto de líneas austeras, con planta octogonal, sin ningún símbolo religioso y en el que sólo encontramos los catorce grandes murales que Rothko diseñó, dispuestos de forma individual o en tres tripticos, tal como puede apreciarse en la planta que adjuntamos. En estos grandes lienzos hay una búsqueda de la monocromía, que alcanza a la mitad del conjunto.

Tríptico central de la capilla.


Por lo demás, son predominantes los colores oscuros (negros, violetas, marrones), acentuando la simplicidad de la composición respecto a otras obras de momentos anteriores y presentando al mismo tiempo una clara tendencia al hermetismo, de forma que parecería como si la mayor introspección de Rothko en estas obras requiriese una actitud semejante del espectador.

Sabemos que Rothko, con la ayuda de varios colaboradores, se dedicó con intensidad durante largo tiempo a realizar estas pinturas que tan bien resumen el estado de su personalidad en sus últimos años de vida. De hecho, estos lienzos determinan la tonalidad de muchos de sus cuadros posteriores, en los que hasta el año antes de su suicidio abundan igualmente los colores oscuros.

Mark Rothko en su estudio de la calle 69 con uno de los murales de la capilla de Houston.

Sin embargo, no creo que con estos lienzos pueda decirse que Rothko busca una expresión de su propia religiosidad. No conozco además ninguna muestra de religiosidad evidente por parte del artista, más allá de su primera vinculación con el judaísmo, procedente de sus vínculos familiares. Más bien puede sostenerse que, como es constante en su obra desde muchos años atrás, el pintor pretende crear un clima que atraiga al espectador, que lo cautive y lo haga reflexionar y meditar, tenga o no carácter religioso esa meditación que propone.

En definitiva, los cuadros de Mark Rothko son ahora, más claramente que en ningún otro momento, una llamada a la búsqueda de la trascendencia, aunque ésta pueda tener en muchos seres humanos unas claras connotaciones religiosas. Pero no es fe lo que hay en la obra de Rothko. Él mismo decía a los de Menil que los lienzos de la capilla le habían enseñado que "extenderse más allá de lo que pensé era posible para mí".

No sé bien a qué se refería Rothko con ese "extenderse". Para entonces su depresión crecía y acabaría por llevarle al suicidio en febrero de 1970. Un año después la capilla Rothko quedaba inaugurada, acompañada de un estanque que la refleja y en la cual se alza la obra "obelisco roto" de Barnett Newman. La página de la capilla está accesible en este enlace.

9 comentarios:

Juan Diego Caballero dijo...

¡Vaya! anónimo: te has explicado prfectamente. Gracias.
JDC

JLPA dijo...

Qué interesante, curiosa y bonita la Capilla Rothko. Gracias por acercárnosla!.

Juan Diego Caballero dijo...

No hay de qué. Saludos cordiales, JLPA.
JDC

Anónimo dijo...

HOLA SEÑORES, ES PARA DESEALES LOS MEJORES EXITOS EN ESTA PAGINA, QUE PARA MI GUSTO ES DE LAS MAS COMPLETAS QUE HAY EN LA RED, ESTOY FELIZ COMO MAESTRO DE ARTE EL HABERLOS ENCONTRADO, YA QUE QUE TRATO DE SACAR LAS MEJORES APTITUDES Y DESTRESAS DE MIS ALUMNOS Y ESTA ES UNA BUENA HERRAMIENTA PARA CUMPLIR CON MI TRABAJO, ADEMAS QUE LES DIGO TENGO ALUMNOS DESDE 4 A 80 AÑOS.MI CORREO ELECTRONICO ES: JAIMESUDCALIFORNIA@YAHOO.COM.MX GRACIAS Y HASTA LUEGO, AAAAADIOS.

Juan Diego Caballero dijo...

Pues nada, gracias por la opinión y saludos cordiales, JDC

Anónimo dijo...

genial artículo, gracias por difundir esta magnífica obra.
os recomiendo el libro de Menéndez Salmón: La luz es más antigua que el amor, donde se hablar de Rothko y de la capilla.
Un saludo,
cmayordo@terra.es

Juan Diego Caballero dijo...

Pues gracias por la recomendación del libro y saludos cordiales. JDC

anna.s dijo...

Bueno pues yo he visitado en dos ocasiones esta Capilla en la ciudad de Houston y debo decir que además del diseño muy de vanguardia y un concepto alternativo, se respira una gran paz.
Es una buena experiencia que recomiendo mucho...

Seer dijo...

Muy bueno el articulo seguro que este post tambien les puede interesar https://www.bogadia.com/lifestyle/una-amante-del-arte-te-gusta-meditar-la-capilla-rothko-lugar/

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger