01 noviembre 2008

ACUEDUCTOS

EL ESPLENDOR DE LA INGENIERÍA ROMANA

Muy probablemente, cuando en España pensamos en la palabra acueducto, inmediatamente se nos venga a la memoria la imborrable imagen de las grandes arquerías que caracterizan al construído en la ciudad de Segovia, con su increíble altura máxima de 28 metros sobre el nivel del suelo y sus más de 820 metros de longitud. Y es posible que creamos que un acueducto deba responder siempre a esas características de monumentalidad y elevación que tan bien definen a esta obra romana, terminada de construir en aquella ciudad a fines del siglo I, cuando Trajano gobernaba el imperio.

Arquerías del acueducto (siglo I d.C.) y alzado y sección de sus pilares. Segovia.

Sin embargo, en el sentido estricto de la palabra, un acueducto es una conducción de agua, una obra de minuciosa ingeniería destinada a llevar agua desde un punto determinado a otro, normalmente una ciudad, que puede quedar a muchos kilómetros de distancia. En consecuencia, la obra ha de adaptarse necesariamente a la topografía del terreno, de forma que unas veces el canal irá a ras de suelo, otras lo hará de manera subterránea mediante un túnel y, finalmente, en ocasiones recurrirá a arquerías de diversa altura para salvar desniveles importantes.

Arriba y abajo: esquema del trazado de un acueducto romano.

La obra se inicia en el lugar de captación de agua (caput aquae), un manantial, fuente o río desde el cual comienza el recorrido del canal (specus), que ha de estar necesariamente impermeabilizado (para evitar las pérdidas de agua durante el trayecto) y cerrado (dado que el agua suele ir dedicada al consumo humano). En caso de túneles se dispondrán a cada cierta distancia una serie de pozos de registro (putei). Además, habrá también otros pozos para la decantación de elementos sólidos.

En circunstancias óptimas, el ingeniero romano aprovechará la ley de la gravedad, para la cual habrá dispuesto el inicio del acueducto a un nivel superior que al de su finalizacion, de forma que el agua fluya por su propio peso a lo largo de una pendiente moderada. Sin embargo eran pocas las veces en que esta situación acontecía. Por ello, se tenía también presente el principio de los vasos comunicantes, disponiéndose una serie de ingeniosos sifones en los que el agua se desplomaba a gran velocidad, continuaba por una seción plana y, finalmente, ascendía a un nivel superior por la presión generada. Tras este recorrido, el preciado líquido llegaba a su destino, recibiéndose en un gigantesco depósito o cisterna (castellum aquae) desde el cual diversas conduciones la distribuían a los distintos sitios de la ciudad: fuentes públicas, termas, determinados negocios e incluso casas particulares.
.
Superior: Acueducto Pont du Gard (siglo I). Nimes (Francia). Inferior: Acueducto de Los Milagros (siglo I d.C.). Mérida.
.
Todo este esfuerzo de la ingeniería romana requería de un constante proceso de revisión, para garantizar que el acueducto se encontrara siempre en perfecto estado. Por ello, en cada ciudad solía haber una persona responsable de este cometido (curator aquarum) que contaba con numeroso personal a sus órdenes. Magnífico ejemplo del nivel al que había llegado el urbanismo romano. Calidad de vida.

Para el conocimiento general de todo tipo de obras de ingeniería romanas contamos en la web española con la excelente página Traianus. En ella, recomendamos la lectura del artículo dedicado al análisis en profundidad del acueducto de la ciudad de Itálica, firmado por la profesora Alicia Canto. Por otra parte, la Urbipedia ofrece una información general sobre los acueductos, que puede completarse con la que se ofrece en esta web y en este blog.

8 comentarios:

MaRiElA dijo...

La arquitectura romana es una de las más hermosas del mundo!

Estaba buscando blogs de arte y me encontre con este. lo agrego a mis links porq es de verdad interesante.
saludos!
MARIELA

lavida-esarte.blogspot.com

Juan Diego Caballero dijo...

Pues bienvenida, Mariela. Gracias por tus palabras.
Saludos cordiales
JDC

jdsa dijo...

Y no se cae el acueducto de Segovia...
Si es que los antiguos eran antiguos, pero no tontos ;)

Un abrazo, Juan Diego (parece que me lo envío a mí mismo) :D

Juan Diego Caballero dijo...

Y esperemos que siga sin caerse, jdsa. Es verdad, ... esas coincidencias. Otro abrazo para ti y aprieta en la Uni.
Saludos cordiales
JDC

Anónimo dijo...

hola me gusto la informacion y me sirvio mucho para un trabajo pero me podrias decir cual es la funcion actual de este acueducto y alguna curiosidad breve. gracias

JDQ dijo...

Muy interesante, pero ¿Trajano no es más bien de principios del S. II?

Vero dijo...

Gracias por publicar todo este contenido tan interesante, muy buen trabajo Juan Diego, gracias!!

Web Creativa dijo...

Sin duda un tema bastante interesante, todo lo relacionado con acueductos y su construcción, donde los topógrafos realizan todas sus tareas técnicas para que la creación de acueductos sea siempre más tecnificada y con mayores avances técnicos que generen buenos resultados y beneficios sociales. Personalmente recomiendo una página web en la que se puede aprender más sobre esta clase de actividades, que se encuentra en www.ingenieriacivilyambiental.com y que se puede compartir en blogs y sitios web relacionados para que más personas aprendan sobre este interesante tema.

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger