28 mayo 2008

PICASSO: AUTORRETRATOS (I)

PRIMER PERIODO: 1896-1925

Quizás el autorretrato sea uno de los temas más difíciles a los que ha de enfrentarse un artista, sobre todo cuando éste trata de dejar plasmado en la obra no sólo sus rasgos físicos, sino también algunos aspectos de su propia personalidad. Como es obvio, el autor se conoce a sí mismo mejor que a ninguno de sus modelos y mostrar a los demás su propia imagen (tal como él mismo se ve) es siempre un compromiso. Sin embargo, es bien sabido que la mayor parte de los grandes artistas (con escasas excepciones, como Velázquez, quien recurrió poco a este tema) ha abordado numerosas veces este reto, aunque claro está que por motivos bien distintos. Son emblemáticos en este aspecto los autorretratos de Rembrandt y los de van Gogh.

No fue ajeno a esta tendencia Pablo Picasso, que recurrió al autorretrato en numerosas ocasiones. Así, en el periodo 1897-1925 el genio malagueño se pintó, que yo sepa, veintinueve veces. Algunas de ellas son simples bocetos, rápidos apuntes hechos a lápiz, a pluma o al carboncillo. En dos casos recurrió a la acuarela y además nos dejó ocho obras al óleo. Decía el artista que "al principio, el autorretrato es un aprendizaje, y luego se vuelve una representación; he aquí como me veo, he aquí como pienso que me ví". Quizás ello explique la abundancia de autorretratos que nos legó Picasso en los primeros años de su carrera. De esas veintinueve obras, veintidós corresponden al periodo 1897-1907. Como es sabido en ese último años Picasso da a conocer el cuadro de "Las señoritas de Avignon" e inicia su etapa cubista. Desde entonces, el autorretrato ocupa un papel más secundario en su producción.























.
.
Autorretratos de 1896 izquierda) y 1899 (centro y derecha).

El conjunto nos permite apreciar la evolución artística del pintor: la serie se inicia en 1896 cuando un adolescente Picasso de quince años realiza el pequeño óleo que conocemos como "autorretrato mal peinado" aún dentro de unos cánones que podríamos considerar tradicionales.
.
Cuatro años después el joven pintor se reafirma con ese "yo" que figura en su obra de 1899/90 y que presenta algunos trazos expresionistas. Poco después, a mediados de 1901 y ya establecido el artista en París, el óleo titulado "yo, Picasso" muestra bien a las claras el afán del pintor por reafirmar su propia personalidad, al tiempo que nos presenta un tratamiento fauvista del color.

Autorretratos de 1899 (izquierda y centro) y 1901 (derecha).
.


















.
.

Llegamos de este modo al magnífico autorretrato que Picasso elabora al óleo a finales de ese mismo año, 1901, una de las muestras iniciales del periodo azul. En esa simplicidad cromática apreciamos ya aquí las cualidades geniales de un artista que está entrando en la veintena y se enfrenta al reto de París desde la bohemia de los artistas del momento que pululaban por la capital francesa a la búsqueda del éxito. Su austero atuendo, la profundidad y expresividad de la mirada y ese bigote que ya no volveremos a ver son rasgos característicos de esta obra que bien puede ser calificada de maestra.

Autorretrato de 1901.
.
Es evidente aquí cómo Picasso ha retratado no sólo su aspecto sino su personalidad entera. El cuadro transmite además esa profunda sensación de incertidumbre que caracterizó aquellos años de la vida de su autor. Pero si concentramos nuestra atención en la mirada veremos que ésta refleja al mismo tiempo serenidad. Parecería como si Picasso nos indicase su certeza de que las dificultades que en ese momento atravesaba serían finalmente superadas.

Y desde 1901 hay un paréntesis en lo que a autorretratos de Picasso se refiere. Tendremos que esperar al año 1906 para encontrarnos una verdadera eclosión: cinco nuevas obras, de las que tres son óleos sobre lienzo. Encontramos ahora nuevas preocupaciones, entre las cuales la tendencia a la geometrización es evidente, como lo es también la influencia no sólo de Cezanne, sino de las máscaras primitivas que el artista pudo ver ese mismo año en una exposición parisina.
























Autorretratos de 1906

La serie de 1906 nos presenta a un Picasso que parece tener rasgos bien distintos al cuadro que antes hemos comentado. En uno de los lienzos se aprecian aún reminiscencias del periodo rosa, mientras que en el tercero vemos un retrato de medio cuerpo del artista co la paleta de pintor. En los tres casos destaca la manera de construir el rostro mediante unas cuantas líneas bien contundentes. y la posición del retratado, levemente girado hacia la izquierda del espectador. El giro se invierte en el autorretrato de 1907 de la Galería Narodny de Praga, con el cual culmina la serie. Vemos ya a un Picasso que se adentra con paso decidido en el cubismo. Tiene ahora veintiséis años y esta obra es una buena síntesis de sus experiencias con la geometrización de los objetos, que ahora aplica a su propia imagen.

Autorretrato de 1907.

Desde ese año y hasta 1925 Picasso no volvió a autorretratarse al óleo, aunque se conservan siete obras suyas en los que se representó en dibujos realizados con lápiz o al carboncillo. Son retratos concebidos de manera más tradicional, aunque todos ellos dejan bien patente su capacidad para el dibujo.
.
.
Autorretratos de 1917 (izquierda), 1918 (centro) y 1921 (derecha).
.
El retrato de 1921, obra a lápiz sobre papel, refleja el perfil de un artista que tiene ya cuarenta años. Está en la cumbre de la pintura de su época y podría parecer que no le queda nada más por descubrir. Pero se trata de Pablo Picasso. Entre 1925 y la fecha de su muerte (1973) volvería a autorretratarse... y seguiría descubriendo cosas. Pero eso lo contaremos otro día.

5 comentarios:

  1. Buenas! Esta genial vuestro Blog! Pasate por el mio únicamente dedicado a la Historia de España!

    =)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Adrián: gracias por tu opinión. Haremos esa visita.
    Saludos cordiales.
    JDC

    ResponderEliminar
  3. oolaa... me a giustadoo muxoo el blog
    =)

    ResponderEliminar
  4. estubo mu padrepoder ver esta cultura del arte me encanto besos

    ResponderEliminar
  5. PICASO SIEMPRE ME A ISPIRADO PARA SEGIR PINTANDO

    ResponderEliminar

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

PARA REFLEXIONAR

PARA REFLEXIONAR