27 enero 2008

PLAZAS DE TOROS

SOBRE LOS COSOS TAURINOS EN EL SIGLO XVIII

Plaza Mayor de Tembleque (Toledo). Inaugurada en 1653.

Las fiestas de toros tienen una larga tradición en las riberas del Mediterráneo, como atestiguan por ejemplo los frescos hallados en la isla de Creta. Pero si nos circunscribimos al ámbito de la Península Ibérica y nos remontamos a épocas más recientes, podemos encontrar claras referencias a corridas de toros desde la Edad Media, asociadas a fiestas populares o a ceremonias como bodas o bautizos, en los que se soltaba un toro para el regocijo común de los asistentes. Sin embargo, durante esos tiempos medievales y los primeros siglos de la Edad Moderna no existía propiamente la plaza de toros como espacio autónomo. Cuando era necesario, porque el festejo así lo requiriese, se acudía al empleo de la Plaza Mayor de la localidad o a un espacio semejante que pudiese cumplir al tiempo las funciones de lidia del toro y de acoger al público que lo presenciaba. Este uso sigue dándose todavía en algunos pueblos españoles y de ello dejan constancia las hermosas plazas de localidades como Miranda del Castañar (Salamanca), Tembleque (Toledo) o Riaza (Segovia) entre otras.

Plaza de Las Virtudes. Santa Cruz de Mudela, Ciudad real. 1641.

En otras ocasiones, el festejo taurino se lleva a las afueras de la población, por ejemplo a un santuario a ermita, como ocurre en la localidad de Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real) con la plaza de toros de la ermita de Las Virtudes, levantada en dos pisos de fábrica en 1641 y adosada al correspondiente santuario, con planta cuadrada y aforo para unos tres mil espectadores. Otro caso semejante es el de la plaza de la ermita de Belén, en La Puebla de Sancho Pérez (Badajoz).

Sin embargo, hemos de esperar al siglo XVIII para ver la aparición de las primeras plazas concebidas como edificios autónomos. En este sentido, la plaza de toros más antigua de España se encuentra en Béjar (Salamanca). Inaugurado en 1711, este coso de El Castañar, levantado en granito, presenta al exterior forma poligonal, si bien muestra al interior planta circular, con 41 metros de diámetro. Le sigue en antigüedad el pequeño coso taurino existente en la localidad de Campofrío (Huelva), una diminuta plaza toda encalada, erigida en 1718 por una cofradía local para celebrar la fiesta de su patrón Santiago. Pese a lo reducido de su graderío, su aforo alcanza las 1500 localidades, dato que nos llamará más la atención si pensamos que el municipio tenía en 2006 un total de 772 habitantes. También de fines del siglo XVIII es la costumbre de instalar plazas de toros (aun de forma circular) en los patios de armas de algunos castillos, como sucedió en Fregenal de la Sierra (Badajoz).
Plaza de toros de Béjar (Salamanca) 1711.
.
Plaza de toros de Campofrío, Huelva. 1718.
.
Y aún no había finalizado el Siglo de las Luces cuando se levantaron las dos plazas que pasan por ser ejemplos de arquitecturas dieciochescas: las de Sevilla (iniciada en 1754, aunque las obras se extendieron más de cien años) y la de Ronda, inaugurada en 1785. Pero eso son ya plazas y palabras mayores, así que serán contadas en otra ocasión.

Existe una página web de la Unión de plazas de toros históricas, en la que podéis encontrar información sobre seis de los más antiguos cosos del país. Leed también este entretenido artículo sobre la plaza de Las Virtudes y esta breve información sobre la de Campofrío.

3 comentarios:

Juan Mendizabal dijo...

Dejo este mensaje por si estan interesados en el intercambio de enlace de texto en forma reciproca

http://intercambiodeenlace.firstposition.info/

Ana dijo...

Bueno, y siguen las casualidades ... según abro de nuevo tu blog quedo alucinada con la fotografía que incorporas de Tembleque: descubrimos esa plaza por "causalidad" camino a lugar de vacaciones este verano. Paramos porque nos llamó la atención el nombre y por cartel en autopista. Preciosa la plaza.
Sigo leyendo tu entrada y me vuelvo a sorprender cuando citas Miranda del Castañar, pueblo de un buen amigo y recientemente visitado también.
Que sigan las casualidades.
Beso.

Juan Diego Caballero dijo...

Bueno, Ana, pues me alegra que sigan las casualidades. El arte tiene siempre caminos muy diversos. Saludos cordiales
JDC

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger