01 septiembre 2007

FRANCO TAMBIÉN TRUCÓ FOTOGRAFÍAS

O CÓMO LAS DICTADURAS SE SIRVEN DE LA IMAGEN

23 de octubre de 1940: el andén de la estación, vacío y con ambos dictadores.

Ya hemos visto en un escrito anterior como un dictador de la talla de Stalin trucó o mandó trucar diversas fotografías, empleando este arte como arma política que le permitiese corregir la Historia, borrando de ella a sus enemigos. En esta ocasión, os presento dos ejemplos más caseros: corresponden a nuestro ínclito caudillo Francisco Franco, gobernador de los españoles durante casi cuarenta años (sin que se le ocurriese jamás preguntarles que pensaban al respecto).

Foto original: Los dictadores pasan revista a las tropas: Franco, "dormido".

En octubre de 1940 hace ya algo más de un año que ha finalizado la Guerra Civil y Franco ha comenzado a consolidar su dictadura. En el panorama internacional Alemania ha conquistado casi media Europa en el primer año de la Segunda Guerra Mundial y da la impresión de que el poder de Hitler es imparable. Así que el pequeño caudillo español acude a Hendaya, en la frontera francesa, a entrevistarse con el Führer del Tercer Reich. Un encuentro del que existen varias versiones y que durante muchos años fue presentado en la España de Franco como el momento crucial en el que éste logró alejar a nuestro país de la guerra. Hoy sabemos que no fue así y que Hitler no veía en qué podría beneficiarle que un país como España. hundido por completo, participase en la guerra y exigiese, a cambio de casi nada, importantes contraprestaciones.

Foto trucada: Franco, "despierto".

En el caso del encuentro de Hendaya, las falsificaciones fotográficas fueron de dos tipos: en una de ellas se emplea un recurso casi infantil: a la imagen del andén vacío de la estación en la que el encuentro se llevó a cabo se superpone la de ambos dictadores, sonrientes pese al momento histórico en el que se encuentran.

La segunda fotografía trucada es más interesante: en el original, ambos energúmenos pasan revista a las tropas, pero la foto recoge a Franco con los ojos cerrados, casi sonámbulo, mientras Hitler mira fijamente a la cámara. No hay problema, todo tiene arreglo. Y así, en la imagen que se difundió Franco mostraba unos ojos bien abiertos, aunque, si os fijáis bien, parece guiñarnos. Así se escribe la Historia
.
Sobre la entrevista de Hendaya hay versiones absolutamente ontrapuestas (pese a que, actualmente ya tenemos una idea bastante clara de lo que sucedió). Pero en esta ocasión, en vez de dejar enlaces (que podréis localizar sin problemas) os dejo este vídeo: las imágenes filmadas del encuentro son, en este caso, bastante expresivas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger