17 marzo 2007

LA RONDA DE NOCHE

NI DE NOCHE, NI DE RONDA


Rembrandt: "La ronda de noche" (1642). Amsterdam.

Ya lo sabéis, porque hemos tenido la ocasión de ver este excepcional cuadro en Amsterdam: lo llamamos "La ronda de noche", aunque su denominación oficial debería ser la de "La compañía del capitán Frans Banning Cocq y el teniente Willem van Ruytemburch". Pero eso no es todo: sobre este cuadro se han ido concertando una serie de errores y anécdotas a lo largo del tiempo de forma que en torno a él se ha tejido una maraña de ideas confusas, aunque ya formen parte de la intrahistoria de la obra.

En primer lugar, no es de noche en el cuadro; es de día, pero la compañía de arcabuceros que aparece retratada está saliendo de su cuartel, que queda en la penumbra (ya se sabe, el claroscuro de Rembrandt). Por lo tanto, tampoco están de ronda. Más bien Rembrandt pinta a sus personajes en el momento previo a la tarea, cuando el tambor llama a los miembros del grupo a formar, antes de iniciar la ronda propiamente dicha. En eso consiste la genialidad de Rembrandt: no espera que el grupo esté formado, sorprende a los personajes y los retrata en diferentes ademanes, obviamente descolocados. Eso provocó las protestas de algunos de los miembros de la compañía, que no se vieron reflejados en la obra como ellos hubiesen deseado, tras haber pagado al pintor. Se olvidaron (o no sabían) que el artista era un genio y los genios crean el artea su manera, sin convencionalismos.

En segundo lugar, ¿qué hace una niña en medio de una formación militar?. Recordad las patas de gallo que aparecen en su falda. Esa es la clave, junto a la copa que lleva en su mano. Así que la niña es una especie de mascota de la compañía. Pero hay más claves en la obra: el escudo de la ciudad de Amsterdam está en la luminosa chaqueta del teniente Ruytemburch: tres aspas dispuestas en vertical. Y hay otras claves que están clarísimas, aunque apenas se vean: los nombres de los 18 personajes están colgados en el escudo que aparece sobre la puerta.

Y, en tercer lugar, el tamaño del cuadro: ahora mide 361 x 437 cm. pero originariamente era más grande aún. Como ha cambiado tres veces de localización, en una de ellas se decidió reducir sus extremos, porque no cabía por las puertas de su nuevo alojamiento. Podríamos seguir, pero ya os lo conté en Amsterdam, así que invoco a vuestras capacidades de evocación. En cualquier caso, y como afirman los estudiosos de La Ronda, Rembrandt logró captar "un momento en el tiempo". Nada menos. Ese momento en el tiempo que la mano de capitán Banning Cocq parece mecer.

Leed (en inglés) toda la historia de este cuadro y sus características en esta excelente aportación del Rijksmuseum de Amsterdam.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger