06 septiembre 2010

MEMORIAL DEL HOLOCAUSTO

UNA REFLEXIÓN SOBRE EL TERROR

La historia de nuestra especie está colmatada de episodios de brutalidad que parecen querer dar la razón al filósofo que afirmaba que el hombre es un lobo para el hombre. Situaciones en las que una parte de los seres humanos se ha considerado poseedora del derecho a la eliminación física de algunos de sus semejantes. Siempre ha sido así y, contra lo que pudiera esperarse, parece que esos episodios de barbarie no han menguado con el tiempo. Más bien al contrario, el mundo contemporáneo está lleno de estremecedores ejemplos de la vesania de los hombres contra los hombres. En la vieja y civilizada Europa hemos vivido una de sus más crueles muestras ya avanzado el siglo XX. Prácticamente desde la llegada del partido nazi y de Adolfo Hitler al poder en 1933 comenzó un proceso de persecución de los judíos europeos que alcanzó su paroxismo durante los años de la Segunda Guerra Mundial: el denominado Holocausto, la política premeditada de eliminación física de todos los judíos del continente.

Los datos son bien conocidos y las cifras sencillamente aterradoras, pero conforme me adentro en este inmenso campo de estelas comienza a invadirme una cierta sensación de angustia, mientras la capacidad de razonar casi se me bloquea por completo para dar paso a la primacía de las emociones y las sensaciones. Soy consciente de que lo que ahora experimento no se parece en nada a lo que debió sentir cualquier judío internado en un campo de concentración; de que mi angustia entre estos bloques de hormigón que me rodean por todos lados es sólo una ínfima parte de lo que vivió en sus propias carnes cualquiera de aquellas pobres criaturas sometidas por completo a la mayor abominación del terror nazi.

Sé que a pocas decenas de mi hay otro horizonte que me permitiría regresar en breve plazo a la normalidad. Pero no quiero o no puedo salir ahora de aquí. Me gustaría pensar y recordar todo aquello que he leído sobre este cruel capítulo de nuestra historia. Sin embargo, todo lo que me viene a la cabeza son imágenes en blanco y negro que pasan como fogonazos por mi conciencia. Mi paso se enlentece hasta hacerme detener por completo y, mientras me apoyo en uno de estos bloques, parece que el que tengo justo enfrente (tan cerca que casi puedo tocarlo) va a desplomarse sobre mi en un instante.

Mientras la tarde va cayendo en el agosto berlínés casi pierdo la noción del tiempo. Unos niños pasan corriendo junto a mi, evocándome imágenes aún más crueles. Después el silencio se rehace casi repentinamente y, poco a poco, voy recuperando una cierta lucidez. Reinicio mi marcha y casi sin proponérmelo doy por fin con la salida de este laberinto gris que, no sé durante cuánto tiempo, ha logrado apoderarse de mi casi por completo. Pocas obras de arte me han causado una impresión tan profunda y directa como ésta que ahora comienzo a dejar atrás: el Memorial del Holocausto. Un ejemplo excelente de ese arte conceptual que pretende transmitir ideas, pero que aquí va mucho más allá, al lograr que el recorrido por él se traduzca en una especie de experiencia iniciática sobre los efectos del terror en el ser humano.

Nunca fue tan adecuado como aquí el concepto de memorial: algo que se levanta con la intención de conseguir que el tiempo no borre determinados hechos históricos o, como en este caso, para recordar a quienes sin quererlo fueron protagonistas de esos hechos. Para ello, se han empleado casi 20.000 metros cuadrados de uno de los lugares más céntricos de Berlín que se han cubierto con 2.700 estelas de hormigón gris. Todas con la misma adusta forma geométrica, aunque con alturas distintas, alcanzando algunas de ellas los 4,7 metros y un peso de 16 toneladas. No hay nada más, salvo el suelo, tapizado con un adoquinado gris. Las estelas, cuya inclinación varía levemente, se disponen formando estrechas calles que en ocasiones parecen no tener fin y cuya anchura puede abarcarse de lado a lado simplemente extendiendo los brazos.

El Memorial fue inaugurado en 2005, siguiendo el diseño trazado por el arquitecto norteamericano de ascendencia judía Peter Eisenman quien, a mi juicio, ha logrado resolver con gran acierto un encargo de la mayor dificultad: ¿cómo levantar un monumento conmemorativo sobre lo que muchos consideran la mayor tragedia del siglo XX? Esta forma de plantearlo deja la respuesta abierta, poque probablemente cada persona que recorre el Memorial del Holocausto construye el recuerdo a su propia manera. Eso sí; este recorrido debería ser casi obligatorio para todos los ciudadanos del mundo. Porque permite experimentar en carne propia sensaciones asociadas a la angustia y el terror inherentes a aquellos hechos. Para que no se nos olvide lo que, a veces, somos capaces de hacer.

Es imprescindible visitar la Web del Memorial del Holocausto, en alemán e inglés, con un folleto descargable en español. Este panorama permite hecerse una tímida idea de sus características.

9 comentarios:

carla dijo...

me gusto arto el blog es muy completo
me gustaria quet e pasaras por el mio * puedes encontrar informacion de musica y arte en http://www.capamosi.blogspot.com
si quieres comentanos que te gustaria que saliera publicado en nuestro blog.

Anónimo dijo...

He estado allí, paseando en silencio durante más de una hora, y llegas a vivir la soledad, la ausencia de ilusión, de sueños, de vida.....

Pero esa terrible e inolvidable barbarie terminó, aunque no parece que la Humanidad haya aprendido la lección: basta hacer un breve recorrido por la relidad social y politíca actual en muchos países.

Aunque todo se vea negro, todo parezca perdido, y no tengamos apenas esperanzas, la vida está ahí, la familia está ahí, tus amigos están ahí.
Hay que luchar, siempre luchar, y al final,-estoy seguro-, ganarás la batalla.

Un amigo

Juan Diego Caballero dijo...

Amigo anónimo: he captado (creo) el doble sentido de tu mensaje y te agradezco de corazón tus palabras de ánimo que, ahora más que nunca, vienen estupendamente. Gracias por tu visita y saludos cordiales. JDC

El Fregonero dijo...

Mi hermano ha estado allí en julio y, la verdad, siento envidia por él. Por ir a Berlín y por visitar este monumento.

Ya me tocará. Pero su descripción pone los vellos de punta.

Anónimo dijo...

Me alegro que hayas captado el mensaje, y espero que lo asumas al "mil por cien" ( una pista )
Estamos más cerca de lo que crees, y apoyándote en lo que necesites.

Un saludo

Juan Diego Caballero dijo...

Fregonero: un placer leerte por aquí. Espero que septiembre haya ido bien. Saludos cordiales, JDC

Juan Diego Caballero dijo...

Anónimo: ando tan aturdido últimamente (ya sabes porqué) que necesitaría una segunda pista. Saludsos cordiales. JDC

Anónimo dijo...

No sabemos valorar la vida hasta que tenemos que afrontarla y luchar por ella. Tal vez por eso los guerreros aztecas no temían a la muerte ni al sacrificio.
Espero que saques fuerzas de donde nunca creeríamos que existen. Estoy seguro que ganarás en esta partida porque eres un buen estratega ( segunda pista)

Un abrazo

Anónimo dijo...

void
http://www.youtube.com/watch?v=wgT75hi-1_k&context=C36faf96ADOEgsToPDskK63t2HyYeyLJvRpItCExVb

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger