08 junio 2009

LOUIS SULLIVAN EN NUEVA YORK

BAYARD- CONDICT BUILDING

Nadie puede entender el origen de los modernos rascacielos sin tener presentes las aportaciones de los arquitectos de la Escuela de Chicago: William Le Baron Jenney, Louis Sullivan (alumno del anterior y quizás el más destacado miembro del grupo, maestro a su vez de Frank Lloyd Wright) y Dankmar Adler. El uso de los pilares de hormigón y de las estructuras de acero para aumentar la altura de los edificios, eliminando así los antiguos muros de carga, el empleo de superficies acristaladas en amplios ventanales o la tendencia a que la forma del edificio se adapte a la función que debe cumplir son algunas de sus características más relevantes.

Aunque nació en Boston y estudió arquitectura en Filadelfia, Louis Sullivan (1856-1924) se instaló en Chicago en 1873, siendo aún un muy joven arquitecto, justo dos años después del gran incendio que destruyó la ciudad, atraido sin duda por las grandes posibilidades que se ofrecían para la reconstrucción de los terrenos arrasados por el fuego. Fue allí donde Sullivan realizó la mayor parte de sus proyectos (varios de los cuales no han sobrevivido desgraciadamente al paso del tiempo), y donde se encuentran algunas de sus obras más conocidas.

Sin embargo, y en relación con lo que veremos más adelante, Sullivan realizó un prolongado viaje a Europa, estudiando durante un año en la Escuela Superior de Bellas Artes de París. En ese periodo, el joven arquitecto pudo conocer a fondo las formas características del Renacimiento y mostró un especial interés por las obras de Miguel Ángel. Al mismo tiempo, desarrolló una elevada sensibilidad respecto al uso de repertorios decorativos en los edificios, preferentemente en las fachadas. De forma que no es raro encontrar en sus obras elementos como arcos, frisos decorados con bajorrelieves de motivos vegetales e, incluso, esculturas.

Pasó el tiempo y Sullivan regresó a Chicago, donde sus diseños acabaron por convertirlo en un arquitecto de enorme prestigio. Hasta tal punto que en 1897 fue reclamado para construir un edificio en Nueva York que finalizó dos años después, su única obra en esta ciudad y uno de los primeros rascacielos de la misma, aunque en este caso hablemos de una construcción para oficinas que posee doce plantas y terraza, el Bayard-Condict Building, ubicado en el Bajo Manhattan. La estructura de la construcción no queda, evidentemente, a la vista, pero es la habitualmente empleada en las obras de Sullivan. En ella se dan la mano el acero y el hormigón armado, lo que da como resultado la amplitud de la superficie acristalada que permite inundar de luz el interior del edificio.

Sin embargo, lo más llamativo de este primitivo rascacielos es el programa decorativo que ocupa toda su fachada principal, de bastante alejado de la ausencia de elementos decorativos que suele caracterizar a los edificios circundantes. Esa decoración se basa en la presencia de estilizados pilares y columnillas verticales (reflejos de la propia estructura interior), que arrancan a nivel de la segunda planta y se prolongan en altura, hasta la última, donde rematan en dobles arcos de medio punto. Horizontalmente, cada planta se separa de las demás mediante un friso corrido decorado con motivos vegetales y (en la última planta) con cabezas de león.. De este modo, todo el espacio de la fachada queda compartimentado formando una especie de retícula en la que se inscriben los ventanales. Aún es más abundante la decoración que corona el pórtico de entrada.

Pero si el observador atento dirige su vista a lo más alto del edificio, bajo su cornisa, encontrará un motivo decorativo ciertamente sorprendente en la ciudad de los rascacielos. Allá arriba hallará seis esculturas de ángeles (por cierto, femeninas) de amplias alas y con los brazos extendidos, enmarcando la arquería superior. Esas figuras no fueron idea de Sullivan, sino una exigencia de Silas Alden Condict, que le había encargado el edificio. Y allí los puso el arquitecto, a cuarenta metros de altura. Para echarse a volar.
.
Más información sobre Sullivan (en inglés) en la Web del Museo de Historia de Chicago. Sobre el edificio, podéis descargaros en PDF la amplia ficha del Inventario nacional de Lugares Históricos, obviamente en inglés y ver esta otra ficha, con varias fotos.

3 comentarios:

Agustín dijo...

Buena data. Un abrazo.

Juan Diego Caballero dijo...

Pues nada, Agustín: gracias por tu opinión y saludos cordiales.
JDC

Anónimo dijo...

buena imformacion pero falta como define la arquitectura

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger