20 diciembre 2008

ARTIFARITI

ARTE, DENUNCIA Y SOLIDARIDAD

El Sahara Occidental. Para la mayoría de los españoles, una denominación que suena a arena, calor y desierto. Para muchos menos, un territorio que fue antigua colonia de nuestro país, cuyos habitantes fueron abandonados a su suerte y a la voracidad de Marruecos en los lejanos días en que se acababa la casi eterna vida del dictador Franco. Desde entonces los saharauis vienen dando al mundo una casi callada lección de resistencia a la opresión, proclamando su derecho a disponer de una nación propia: la República Árabe Saharaui Democrática, reconocida por 46 países, entre los que no se encuentra España y luchando contra la ocupación marroquí de la mayor parte del país, salvo una pequeña franja que constituye los territorios liberados, situados entre el extenso muro levantado y minado por Marruecos y la frontera con Argelia.

Superior: Guillermo Roiz: "La sombra del Gnomon" (20008). Tifariti, RASD.

Allí, en el desértico Tifariti, se clausuró hace unos días ArtTifariti 2008 unos encuentros organizados por el gobierno de la RASD y diversas instituciones y entidades españolas, que han servido para emplear al Arte como medio de denuncia de la situación en la que se ha condenado a vivir al pueblo saharaui. Y de este modo aquellos lugares casi olvidados han visto florecer esculturas y pinturas, instalaciones temporales, talleres y muestras de video-arte, mientras se desarrollaban performances e intercambios de ideas. Más de cincuenta artistas saharauis, españoles y latinoamericanos han formulado y concretado allí sus propuestas creativas. Por lo que he podido ver en las imágenes de las jornadas, muchas de ellas pueden entroncarse en el fecundo mundo del land art y del arte povera y, en general, un universo de colores, de formas y de volúmenes se apropió de aquellas tierras durante algunos días.

Rolando de la Rosa: "Caballo de Troya saharaui" (2008). Tifariti, RASD.

Pero detrás de los colores, las formas y los volúmenes están las ideas, que son siempre más importantes. En esta ocasión esas ideas han convertido al Arte, como muchas otras veces ha sucedido, en un instrumento de denuncia de la opresión de un pequeño pueblo oprimido en un inhóspito lugar del mundo, entroncando así con una amplia corriente que considera que el Arte no puede ni debe permanecer impasible ante los problemas de los seres humanos. Una lección de belleza. Una belleza de lección.

Más información sobre ARTifariti en su página web y en el blog que la complementa. Más fotos, en este enlace. Sobre la RASD, podéis leer esta información.
.
Federico Guzmán: "El muro de la vergüenza" (2008). Tifariti, RASD.

4 comentarios:

clariana dijo...

Está muy bien que algunos artistas saharauis y sudamericanos tomen esta iniciativa, de dedicar sus obras a una exposición que reivindica a este pueblo saharaui, que lleva tantos años de lucha y en unas circunstancias muy desfavorables. España debería unirse a estos 46 países que piden por ellos, pero siempre con las políticas de intereses con Marruecos, no se actúa con justícia respecto a este pueblo. Es interesante esta pincelada de hoy, dedicada a un pueblo oprimido. Gracias una vez más y saludos.

Juan Diego Caballero dijo...

Clariana: clalro que españa debería unirse a esos 46 países (africanos) y reconocer de una vez a la RASD. pero no se te olvide que, para nuestro gobierno, pesa más lo geoestratégico: marruecos está ahí al lado. Y ya sabes que, en ese caso, lo puramente ético queda apartado a un segundo lugar, desgraciadamente.
Saludos cordiales
JDC

ENGEL dijo...

Hola excelente Blog!!!

Si quiere visitar mi sitio he intercambiar links estaria felizz!!!

Un Saludo que las lunas te acompañen.

Ana dijo...

Absolutamente genial el muro de la verguenza.

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger