24 octubre 2008

LA VICTORIA DE SAMOTRACIA

SOBRE LAS OLAS, A CABALLO DEL VIENTO

Su nombre, Victoria, evoca un triunfo militar. Sus alas de plumas parecen referirse a la libertad que da el vuelo. Su cuerpo pétreo, vestido con una sutil tela, y sus insinuantes curvas femeninas tienen algo de erotismo. La posición adelantada de su pierna derecha denota firmeza pero, al mismo tiempo, confiere levedad a la figura. Echamos de menos su cabeza y sus brazos, pero imaginamos aquélla de gran belleza y éstos en movimiento, acordes con tan hermosa figura. A su alrededor parece oler a mar y si prestamos atención quizás podamos aún oir el batir de las olas, mientras el fuerte viento se agita contra la escultura.
.
Su elaborada talla y su posición en una de las más amplias escaleras del Museo del Louvre, que la hacen ser objeto de las miradas de miles de personas cada día, han hecho de ella una de las más conocidas esculturas del mundo griego: la Victoria de Samotracia. Pero, ¿quién sabría que Samotracia es una pequeña isla en el norte del mar Egeo si no fuese por esta obra, realizada hacia el año 190 a.C., para comenmorar el triunfo en una de la innumerables batallas de la época? La victoria debió ser para ellos de la máxima importancia porque, en agradecimiento a sus dioses protectores, acordaron levantar todo un monumento en el que esta escultura era la atracción fundamental. El conjunto, realizado en mármol, alcanza casi los 3,3 metros de altura, ya que la Victoria va situada, como si de un mascarón se tratase, sobre un pedestal que semeja la proa de un navío.

Se debate aún quién pudo ser el autor de tan soberbia obra. Algunos la atribuyen al escultor Pitócritos de Rodas, pero no se dispone de certeza irrebatible. Quien fuese que la tallase, alcanzó aquí uno de los cénits de la escultura no sólo de época helenística, sino de toda la cultura griega antigua, por no decir de todos los tiempos. Parece, en todo caso, que podemos asignarla a un autor de la escuela de Rodas que representó el momento en el que la Victoria alada se posa en la proa del navío, haciendo frente al propio movimiento del barco y a la fuerza del viento.
.
Esto último explica el tratamiento dado a la vestimenta que la cubre, completamente pegada al cuerpo, sobre todo en la parte frontal, en la que la finura del tejido deja entrever el estómago e, incluso, el ombligo. Este hecho no nos resulta tan extraño a quienes vivimos en Sevilla. Recordemos que la estatua que corona la Giralda, aun hecha en bronce y más de mil setecientos años posterior, emplea el mismo tratamiento. Reflejar el efecto del viento sobre el cuerpo de un personaje, sobre todo femenino, es siempre un recurso interesante para un escultor y, al mismo tiempo, un reto considerable.

Arriba: izquierda: detalle de la Victoria de Samotracia (hacia 190 a.C.). Derecha: detalle del Giraldillo (1568).

Este gusto por pegar los ropajes al cuerpo, hasta hacer evidentes algunas de sus partes, documenta una técnica a la que ya había recurrido Fidias durante el siglo V a.C: los paños mojados. Pero la Victoria de Samotracia tiene más detalles de interés. Fijaos en la abundancia de pliegues de la parte inferior de la escultura, y en cómo se organizan en distintas direcciones, dando idea de que la Victoria se enfrenta a un verdadero remolino ascendente que quisiera atraparla. Ved cómo se cruza el manto por delante de las piernas o cómo la vestimenta se proyecta con rotundidad hacia atrás en el lado derecho del personaje. Asombraos de la longitud de las alas y de cómo se disponen las plumas, también sometidas al ritmo y la dirección del viento. Disfrutad de las curvas y de la delicada sensación de movimiento e inestabilidad que transmite esta obra.

Quienes encargaron la Victoria de Samotracia no sólo conmemoraban un triunfo bélico; también hacían todo un canto a las fuerzas de la naturaleza, al viento y al mar. Pero imbuidos del antropocentrismo que caracterizó a toda la cultura griega, dejaron constancia de que esas fuerzas naturales podían ser dominadas por la figura de una Victoria. Con forma humana, aunque tuviese alas.

Muchas páginas en Internet presentan datos sobre esta obra. Comencemos por la ficha que le dedica el propio museo del Louvre, con algunas fotos. Leed también el análisis que se efectúa en esta otra ficha de Educared.Por último, nuestra web amiga, el Observatorio, también hace un análisis de la obra.

28 comentarios:

Claudio dijo...

Hola que buena pagina.

Te escribo también para invitarte a participar en este nuevo blog para dar a conocer los secretos de la psicología para que todos tengamos una vida mejor.

Ven a ver si te sirve, puedes hacer tus preguntas y hasta contar una experiencia.

Te espero

http://nuestrapsique.blogspot.com
http://nuestrapsique.blogspot.com

Miski dijo...

Gracias por esta nueva entrada y por aportarnos nuevos conocimientos; lástima qu se perdieran cabeza y brazos...o acaso así impresione más.
Un saludo.

PD: yo también soy sevillano.

Juan Diego Caballero dijo...

Así es, Miski, la falta de la cabeza y los brazos da a la escultura un toque enigmático que la hace aún más interesante. Pero a mi me hubiese gustado saber como era, al menos, la cabeza.
Saludos cordiales
JDC

J.Lasso dijo...

Muy buen blog, tengo un premio para ti en el mío. Espero que te pases a recogerlo.

Saludos.

Daniel Ibáñez dijo...

Hola! Hay que ver lo que impresiona la Victoria cuando la ves por primera vez, a mi me dejó muy impactado.

Por cierto, te invito a visitar mi modestisimo blog sobre arte y turismo cultural que acabo de comenzar. Saludos!

Juan Diego Caballero dijo...

Hola, Daniel, gracias por tu visita y ten por seguro que me pasaré por tu nuevo blog. Mucha suerte y saludos cordiales.
JDC

carmen dominguez dijo...

¡Hola!Bueno, la verdad es que, de todas las esculturas griegas, la Victoria de Samotracia es mi favorita con mucho. Sinceramente uno se emociona al verla, tan alta ahí en las escaleras del Louvre...
En mi opinión, me parece bastante más enigmática sin la cabeza y los brazos, pero, como se dice, el libro de los gustos está en blanco. De todas maneras esta escultura sigue siendo una Maravilla.
Saludos, profesor.

Juan Diego Caballero dijo...

Saludos también para ti, Carmen. Me alegra que te hayas decidido a comentar en ENSEÑ-ARTE. No produce efectos secundarios, así que repite más veces y acostúmbrate a opinar, que es básico en Arte.
Saludos cordiales
JDC

Sibila dijo...

Me he permitido usar este artículo como fuente en mi blog, aunque enfoco la obra desde una perspectiva más personal y emotiva que histórico-artística.

En todo caso... magnífico blog, me alegro de haberlo encontrado y lo añado a mis marcadores. Me hace recordar al profesor que me despertó el interés y el amor por el arte en el instituto.
Si es que se nota cuando uno realmente aprecia su trabajo. ;)

Un saludo,
Sibila.

Juan Diego Caballero dijo...

Pues muchas gracias, Sibila, por tus palabras y por el enlace.
Saludos cordiales
JDC

Anónimo dijo...

ola pues si una pagina interesante
pena que otras no seande tanta ayuda
graciias

Anónimo dijo...

tes razon,esta estatua e moi conmemorativa para galicia e é unha parte da nosa cultura,para uns é unha simple estatua pero para outros e un gran simbolo
gracias pola crecion desta paxina

Anónimo dijo...

galiciiaaa
isto representa parte da nosa cultura

Anónimo dijo...

ou ohh
esta escultura eche moito carallo
emocionome ao vela
grasias

Anónimo dijo...

Aunque sólo haya visto esta entrada del blog, sinceramente me ha parecido muy "apetecible". Me encanta ver cómo el arte es un lenguaje que aunque poca gente entiende de verdad, a muchos cautiva. Es más, personalmente decidí comenzar la carrera de Historia del Arte este mismo año, y supe lo que quería nada más ver a la Victoria de Samotracia. No tuve palabras ni las tengo aún...

Anónimo dijo...

A todo el que quiera oirme se la aconsejo desde que la vi en Paris, fué una experiencia cercana al síndrome de Stendhal; impresionante.

Anónimo dijo...

Acabo de desbubrir o teu blog.É unha gran axuda.Moitas felicidades é boisimo.

Juan Diego Caballero dijo...

Pues muchas gracias por la felicitación, anónimo visitante. Vuelve cuando gustes. Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

PARA MI ESTA OBRA ES ALGO DIGNO DE ADMIRACION, SEA QUIEN FUESE SU ESCULTOR LO ADMIRO,SOY AMANTE A LA FEMINIDAD Y AHI SE MUESTRA UNA TOTAL SEXUALIDAD Y DELICADEZA DE LA MUJER,PERO LO QUE MAS ME ENCANTA ES EL AIRE DE LIBERTAD QUE ENVUELVE ESTA FIGURA CON SUS ALAS DE PLUMA,QUE NO DEJA QUE SE TOME EN CUENTA QUE NO TIENE CABEZA NI BRAZO,ESTO NO HACEN FALTA, PUES ES IMPRESIONANTE ESTA ESCULTURA. NURYS.

Anónimo dijo...

REPTIFICO,QUISE DECIR SENSUALIDASD,NO SEXUALIDAD, PUES VICTORIA SEMOTRICA,DENOTA LA SENSUALIDAD DE LA MUJER, DANDO UN AIRE DE LIBERTAD Y TRIUNFO.

Anónimo dijo...

Hace dos semanas acudí al museo de reproducciones artísticas de Bilbo. Fué allí donde me quedé prendada de esta escultura. Animo a todo el que pueda se acerque por este museo. Merece la pena.

Anónimo dijo...

A simple vista esta magestuosa estatua hace sentir todo lo que el poeta añora al ver una mujer

Luis | Videos de humor dijo...

Buen post es maravilloso de verdad

Anita dijo...

En 4º de Eso estuvimos estudiando arte y mi profesora de Historia nos enseñó esta pagina. Ahora, estoy en 2º de Bach y estudio Historia del Arte para selectividad. Llevaba muchísimo tiempo buscando esta pagina y por fin la encontré. Quien me iba a decir que la historia llegaría a gustarme. Gracias por crear el blog y por las publicaciones tan interesantes.

Walter Fontana Zunino dijo...

Hay mucho para ver.Lo poco que vi me pareció excelente.Seguiré visitando el sitio y, en la medida de mis posibilidades, promocionándolo. Ya compartí algo en Facebook.

Anónimo dijo...

muy bien ,explendido

Anónimo dijo...

Gracias, un trabajo precioso y muy interesante, lo compartiré al momento y seguiré visitándolo.

Anónimo dijo...

Mola pero las caracteristicas principales?what?

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger