09 junio 2008

EL JARDIN DE LAS DELICIAS DEL BOSCO

DEL PARAÍSO AL INFIERNO

Es de sobra conocido el peculiar papel que posee Jeroen van Aken, El Bosco (1453-1516), en la historia de la pintura. En efecto, se trata de un pintor cuyas representaciones (normalmente realizadas al óleo sobre tabla), revelan la acusada personalidad del artista, así como la especialísima visión que poseía de la época que le había tocado vivir. Sus cuadros son frecuentemente verdaderas sátiras de los vicios y males de la sociedad, mezcladas con alegorías, alardes de la imaginación y la fantasía e, incluso, un lenguaje simbólico que muchas veces nos cuesta trabajo comprender.

Ejemplo supremo de esto que decimos es su obra "El jardín de las delicias", un tríptico sobre tabla que se conserva en el Museo del Prado de Madrid. De composición tripartita, la lectura correcta del cuadro ha de hacerse de izquierda a derecha. Así, el panel izquierdo nos lleva al Paraíso, en el momento en que Dios entrega Eva a Adán. Pero con Eva y la dichosa manzana se extendió el pecado por el mundo, de lo que nos da cumplida cuenta la tabla central, que nos presenta los pecados capitales de la humanidad, sobre todo aquéllos asociados a la lujuria y los placeres de la carne y el sexo. Como justa condena a los vicios de los hombres, la tabla derecha nos muestra un infierno con horrores de diverso tipo.

Hasta aquí, una somera descripción de la obra. Pero en el Bosco, nada es tan sencillo, como pudiera parecer. Todo puede disponer de una segunda interpretación. Por ejemplo, en el Paraíso aparece en primer plano una fosa en la que se ha querido ver un preaviso de los poderes del demonio y, en definitiva, de la existencia del mismo infierno. De igual modo en la tabla central, toda ella llena de personajes desnudos, encontramos aves de tamaño desprorporcionado y una exhuberante abundancia de frutos naturales de diverso tipo. Por fin, en el averno, parece que gigantescos instrumentos musicales contribuyen a la eterna tortura de los allí condenados, mientras un rostro (tal vez el del propio artista) nos mira con fijeza.

Frecuentemente se señala el carácter moralizador de ésta y otras obras del Bosco, hecho que estaría en consonancia con su pertenencia a una hermandad religiosa de carácter pietista. Sea como fuere, la minuciosidad de su trabajo, el dominio de las técnicas del óleo y la miniatura y su capacidad para organizar una composición tan compleja hacen de este tríptico un verdadero deleite para la vista. También se dice que el cuadro, una vez comprado por el rey Felipe II, permaneció en el dormitorio real hasta su muerte. Sabiendo cómo era ese monarca, deberíamos preguntarnos si pensaba en los castigos que pudiera acarrear la desobediencia a los mandatos divinos. ¿O tal vez tenía en su personalidad una vertiente lujuriosa que desconocemos? Nunca se sabrá.

Esta web española se detiene en analizar la iconografía del tríptico, con algunas fotos de detalle. Es muy completa también la información que sobre la obra presenta la Wikipedia española. Leed además esta amena información del diario El Mundo. La ficha catalográfica del Museo del Prado incluye una imagen del cuadro en alta resolución. Por mi parte, os dejo esta presentación para que podáis ver a gran tamaño detalles específicos del cuadro.

14 comentarios:

Michelle Posada dijo...

Hola!

Tu blog e gustó mucho, seguiré viniendo.

http://7placeres.blogspot.com

Juan Diego Caballero dijo...

Pues estupendo, Michelle. Serás siempre muy bienvenida.
Saludos cordiales
JDC

jdsa dijo...

Es muy destacable que el Bosco anticipase el Surrealismo en un margen de siglos tan amplio.
Viendo sus obras no es difícil comprender por qué hay tantos estudios realizados sobre ellas y por qué se han escrito tantas interpretaciones de esos símbolos...

Javier dijo...

Siempre me ha provocado cierto "rechazo" esa teoría tan extendida de que El Bosco anticipó al surrealismo. Bajo mi punto de vista, El Bosco fue un pintor de imaginación desbordante que no hizo más que representar los infiernos, tal y como se hacía en la Edad Media, por ejemplo. (Basta con echar un vistazo a algunas portadas románicas. Que El Bosco lo hizo de forma más imaginativa, vale; que su cuadro es fascinante, vale. Pero de ahí a anticipar el surrealismo... Dudo que el autor representara sus propios sueños en sus tablas.

Un saludo, Juan Diego. No me cansaré de decirte la gran labor que estás haciendo con este blog.

Javier.

http://lalogiacatorce.blogspot.com

Juan Diego Caballero dijo...

Javier: no pensaba intervenir en esta "polémica", pero básicamente opino como tú: no creo que pueda sostenerse que el Bosco reflejase el mundo de sus sueños, a no ser que identifiquemos sueños con fantasía. Así que lo del surrealismo, mejor lo descartamos. Lamento contradecir a jdsa.
Saludos cordiales a ambos.
JDC

jdsa dijo...

De igual modo yo seguiré viendo obras de El Bosco, y a mí me seguirán recordando a obras de Dalí o Miró, por alguna extraña razón...

Juan Diego Caballero dijo...

Claro, jdsa: haces muy bien en seguir viendo obras del Bosco. Y además, con razón, te seguirán evocando cuadros de Dalí y otros surrealistas (algo menos las de Miró). Lo único que pretendía decir es que, aunque esa evocación sale de manera natural, ello no significa que El Bosco anticipase el surrealismo.
Saludos cordiales y mucha suerte en la Selectividad.
JDC

saaritaa dijo...

La emoción que sentí al observar esta obra en el Museo del Prado es indescriptible. Me encantan las obras de El Bosco, pero sin duda esta es la que más.
Fantástico post.

Saludos!!

maria alejandra dijo...

Hola me gustó mucho lo expuesto del Bosco, breve y contundente. felicitaciones sigo el blog desde argentina.

Juan Diego Caballero dijo...

Sarita y maría Alejandra: gracias por veustras opiniones. Efectivamente, es difícil no emocionarse con una obra así.
Saludos cordiales
JDC

Sandra dijo...

Bueno creo que ésta es la pintura que más nos ha llamado gustado a toda la clase sin duda(de momento). A mí la verdad es que me gusta mucho pero no creo que consiguiera ver todos los significados de la obra...La imágenes son un poco "raras" será por eso que nos ha llamado tanto la atención, normal que se tarde tanto en ver la pintura, merece la pena fijarse en todos los detalles.

Un saludo

Juan Diego Caballero dijo...

Sandra: en el arte, todos los gustos están permitidos. Espero que haya otras muchas obras que te atraigan. El Bosco es un gran pintor, pero afortunadamente hay muchos más artistas que merece la pena conocer.
Saludos cordiales
JDC

Anónimo dijo...

Hola muy buenas, soy un estudiante de 2º de Bachillerato que ha descubierto este blog hoy mismo, y hoy mismo he descubierto esta obra del Bosco, a primera vista me ha llamado la atención, a segunda, mi observación, y por último he comenzado a buscar toda la información que se pueda sobre el artista... llevo todo el día así y la pintura me encanta... voy a verla otra vez.

Makiavelo dijo...

Me gustó el post. Te dejo un par de links.

http://elboscomovie.com/

http://www.youtube.com/elboscomovie

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger