29 julio 2007

UN DESCANSO EN NUEVA YORK

DE VACACIONES CON EL ARTE CONTEMPORÁNEO

Bradley Walker Tomlin: "Número 15" (1953).

Muchas veces se tiene la sensación, estudiando Historia del Arte, de que al llegar a un determinado momento del siglo XX el continente europeo pierde la tradicional prioridad que siempre le había caracterizado y la cede al norteamericano y, más en concreto, a los Estados Unidos. No debemos olvidar que como consecuencia (directa o indirecta) de las dos guerras mundiales muchos artistas se desplazaron a aquel país que se había convertido, al mismo tiempo, en primera potencia mundial. Una de las muestras de la pujanza norteamericana es la difusión del coleccionismo de obras de arte. Y ello explica que, en parte, los museos públicos y privados norteamericanos sean mecas para el interesado en el arte contemporáneo, desde las primeras vanguardias del siglo XX hasta los momentos actuales.

Bradley Walker Tomlin: "Número 13" (1952). // "Número 9" (1950). Nueva York.

Pues bien, aprovechando la coyuntura veraniega, ENSEÑ-ARTE se escapa un par de semanitas a Nueva York (con una salida a Washington). No es que vayamos a estar todo el día en museos, pero sí que aprovecharemos para conocer de modo directo la obra de tantos autores por los que sentimos especial predilección, desde Mies hasta Rothko, por poner dos ejemplos espectaculares.

Pero allí nos tropezaremos con la obra de muchos más artistas interesantes. Los cuadros que aquí se incluyen son un buen ejemplo de ello. Están realizados por Bradley Walker Tomlin (1899–1953), un pintor norteamericano que formó parte de la primera generación de expresionistas abstractos, tras haber atravesado por diversas etapas estilísticas en las que cabe señalar las influencias del cubismo.
.
Después de conocer a Gottlieb en 1945, Tomlin acaba incorporándose a la nueva corriente expresionista abstracta y, a tal fin, recupera de alguna manera algunos de los planteamientos cubistas. Por eso, su pintura de la década de los 50 se caracteriza, además de por el colorido al que recurre, por esa absoluta geometrización del espacio, que aparece muchas veces ocupado por pequeñas figuras, a modo de confettis que pugnaran por hacerse un sitio en la obra. A mi, particularmente, cuando veo estos cuadros, siempre me da por pensar que Tomlin tenía presente, de alguna manera, esa mezcla de trama urbana ortogonal y de caos ciudadano que tan bien puede caracterizar a una megalópolis como la ciudad a la que ahora me dirijo. A fin de cuentas él había nacido en un municipio cercano a Nueva York y pasó allí gran parte de su vida. Quizás sus cuadros son a la vez un mapa urbano y emocional de la gran manzana. Quién sabe.
.
Bradley Walker Tomlin: "Número 5" (1952),
...................................................
FELICES VACACIONES
A TODOS

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Os quiero mucho newyorkers! Disfrutad del arte voluntario e involuntario de esa ciudad (y compradme un regalito en un museo. Acepto carteles de exposiciones y una bolsa de tela, por ejemplo).

Besitos y mucha envidia...

Koyo

Juan Diego Caballero dijo...

Tiene arte de las dos maneras. Y lo estamos disfrutando. Tus encargos son órdenes para nosotros.
Saludos cordiales,
JDC

..alejandrita.... dijo...

ola profeeeeee!!! Felices Vacaciones !!!jejeje.Yo estoy en Chipiona (Julia tambien por cierto)jejej , he venido al ciber y aprovecho para dejaros un saludo y ponerme un poquito al día sobre el arte jejejej.Saludos Cordiales a todos.Besos.

Juan Diego Caballero dijo...

Hombre, Alejndrita: ¡Que alegría leerte, en medio de los calores neoyorquinos y de una borrachera de arte contemporáneo. Un saludo cariñoso para ti y para Julia.
Continuará.
JDC

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger