24 abril 2010

MILLET

NOSTALGIA DE LO RURAL

El pintor del que ahora escribimos sintió toda su vida una fuerte nostalgia de lo rural, cuestión nada difícil de entender si tenemos en cuenta que había nacido en el seno de una familia de campesinos. Por regla general, en las primeras décadas del siglo XIX ser campesino era prácticamente equivalente a ser pobre y era casi seguro que quien había nacido en el seno de una familia de esa clase acabaría heredando la condición de sus padres. No fue éste el caso, sin embargo, de Jean Fraçois Millet (1814-1875) quien tras evidenciar en su primera juventud sus aptitudes para el dibujo, tuvo la enorme suerte de poder estudiar pintura en París, gracias a la obtención de una beca. Inició así una carrera consagrada a la pintura que ya no se interrumpiría hasta su muerte. Lograba con ello burlar a un destino que parecía condenarlo a las faenas agrícolas.

Jean Fraçois Millet: "Las espigadoras" (1857). París.

Pero Millet no se olvidó nunca de sus orígenes. Aunque en sus primeros momentos se dedicó a pintar cuadros de tema mitológico, pronto descubrió que el mundo de lo rural y la vida de los humildes campesinos que él mismo había conocido en su infancia podían ser también un tema lo suficientemente atractivo como para ser llevado al campo de la representación pictórica. Y no sólo eso: en 1849 se instaló en Barbizon, una aldea relativamente cercana a París, dando así una clara muestra de desapego al mundo urbano que a mediados del siglo XIX crecía aceleradamente en Francia como consecuencia de las transformaciones de todo tipo que se estaban desarrollando con la revolución industrial.

Jean François Millet: "Angelus" (1859). París.


Jean François Millet: "El sembrador" (1850). Boston. "Pastora haciendo punto" (1857). San Luis, EE.UU.

No fue Millet el único que adoptó esa decisión. Por la misma época otros artistas siguieron ese curioso retorno a lo rural, hasta el punto de que suele emplearse la denominación de Escuela de Barbizon para definir el tipo de arte realizado por este grupo de pintores que pretendían reflejar la naturaleza en sus obras, a través de la representación del paisaje, tratando al mismo tiempo de plasmar los efectos de la luz, para lo cual solían realizar sus cuadros pintando al aire libre. Desde ese punto de vista, los pintores de la Escuela de Barbizon, a medio camino aún entre el romanticismo y el realismo, pueden ser considerados  antecedentes directos del impresionismo, la corriente pictórica que surgiría unas décadas después, interesada en los mismos temas y en el estudio de los efectos luminosos.


Millet vivió de forma humilde en Barbizon prácticamente el resto de su vida. Pero a él no sólo le interesaba el paisaje natural, sino las labores que los seres humanos realizaban sobre él. De esa forma, muchos de sus cuadros se pueblan de humildes campesinos, de hombres y mujeres rurales sorprendidos en las faenas habituales de la vida cotidiana como la siembra o la siega. Sus obras pueden encuadrarse dentro de la pintura realista, ya que no hay en ellas ningún tipo de idealización, aunque tampoco pueda apreciarse interés por efectuar crítica social de algún tipo. Millet se limitaba a contar son sus pinceles lo que veía y, sobre todo, lo que el mismo había vivido en su infancia. Y eso le parecía suficiente. Pura nostalgia de lo rural.

Jean François Millet: "Pastora con su rebaño" (1863). París. 

La casa y el taller donde Millet trabajó en Barbizon son ahora un pequeño museo con una interesante Web (en francés). Por otra parte, esta página afirma presentar en imágenes todas sus obras.

3 comentarios:

Anónima Dama dijo...

Dejo algún comentario,porque el S.XIX es mi favorito.No soy nada original,lo sé,y desde luego con Millet,está más que claro.No me extrña que un solo cuadro,haya suscitado tanto interés y emoción en otros artistas,y en los no artistas.¡Qué luz,qué momento íntimo de recogimiento,qué belleza!;y en "Pastora con su rebaño",esa actitud,ese cielo,esa atmósfera.Se pueden sentir.
Leí que "la pobreza carece de belleza";en el contexto debido de la realidad,la frase tiene todo el sentido,nadie quisiera vivir en la pobreza y si hubiera que representarla simbólicamente, el color sería pardo y seco,sin matices,sin luz;los trazos duros, quebrados,sin esperanza.
Millet,consigue crear armonía,dar protagonismo a personajes sencillos,humildes.Respirar el aire del campo,sentir la soledad que conlleva el trabajo y la vida rural.Consigue,belleza en en la pobreza.Bueno,hasta otro momento.

Juan Diego Caballero dijo...

Tienes buen gusto, dama anónima. Saludos cordiales y hasta otro momento. JDC

Anónimo dijo...

Hola Juan Diego, me parece excelente tu blog. Soy profesor de Historia del Arte en Uruguay y hace unos días me lo encontré. La verdad que es admirable la dedicación y el compromiso que tienes con la disciplina y la enseñanza de la misma. Que bueno que hayan docentes como tú. No coincido en el planteo de que la obra de Millet no haya ningún tipo de idealización, pero como sabrás está muy discutido a nivel historigoráfico. Un saludo cordial. José.

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger