22 febrero 2009

BEATO ANGÉLICO Y SANTO DOMINGO DE GUZMÁN

O LA SIMBOLOGÍA DE UNA PEQUEÑA ESTRELLA

Con las prisas típicas de un profesor de Arte de bachillerato trataba el otro día de explicar a mis alumnos la obra de los pintores italianos del Quattrocento: una hora y poco más para señalar las características básicas de la pintura en esta época y dar un breve repaso a las realizaciones más destacadas de los principales autores. Estábamos tratando la pintura del Beato Angélico y habíamos comentado con cierto detalle su conocida Anunciación del Museo del Prado. Nuestro libro de texto recogía en segundo lugar la obra que figura aquí al lado. Lleva por título "la coronación de la Virgen" y es uno de los cincuenta frescos que el Beato pintó, entre 1438 y 1450, en los muros del convento en el que residía, el de San Marcos de Florencia, entonces sede de la orden de los dominicos en la ciudad.

En el fresco que nos ocupa, organizado en dos planos, figura el momento en que Cristo procede a la coronación de su madre, María. Ambos se encuentran sentados y vestidos de blanco, aunque el ambiente resulta aún muy medieval. En la escena inferior se representa media docena de santos que contemplan extasiados y postrados de rodillas el mundo celestial que se abre sobre sus cabezas. De izquierda a derecha podemos ver a Santo Tomás de Aquino, San Benito de Nursia, Santo Domingo de Guzmán, San Francisco de Asís, San Pedro Mártir y San Marcos evangelista. La representación de todos ellos incurre también en caracteres propios de la pintura gótica, como son la posición semejante de las manos o los dorados nimbos de santidad que coronan a los personajes.

Pasaba ya a plantear la pintura de Masaccio cuya aportación a la Historia del Arte me parece mucho más relevante, cuando uno de mis alumnos me hizo reparar en un pequeño detalle. En el nimbo dorado de Santo Domingo de Guzmán aparecía dibujada en rojo y de manera esquemática una pequeña estrella de seis puntas, según detalle que figura a la derecha. No parecía interesarle a mi alumno el conjunto de la obra ni, pongamos por caso, la presencia de los estigmas en las manos de San Francisco, sino las razones de que Fra Angélico colocase allí esa diminuta estrella, en lo que podría considerarse una posición nada convencional. Me admira esta capacidad para el detalle que muestran algunas veces mis alumnos, mientras que en otras ocasiones parecen no prestar ninguna atención al conjunto de la obra de arte que se les muestra. Cosas de jóvenes.
.
Inferior: Beato Angélico: "Santo Domingo al Pie de la cruz". San Marcos, Florencia.

Bien, pero vamos con la estrella. Como es sabido, el burgalés Domingo de Guzmán (1170-1221) fue el fundador de la Orden de Predicadores, que solemos llamar, en su honor, dominicos. Su labor al servicio del papado, sus dotes como organizador y su fama como sanador de enfermos facilitaron que fuese canonizado solamente trece años después de su muerte. Ya entonces comenzó a definirse un modelo iconográfico en el que suele representársele con el hábito blanco y negro de la orden, portando un báculo y frecuentemente con un ramo de flores, lilas o lirios, en una mano. En las representaciones escultóricas es habitual que se coloque un pequeño perrillo que porta en su boca una antorcha encendida, que simbolizaría cómo la labor de la orden de predicadores acabaría por iluminar al mundo.

Sin embargo la estrella es también otro de los elementos simbólicos que acompañan a este santo, aunque sea en un menor número de ocasiones. Obedece ello a la tradición según la cual durante su bautismo fue observada una estrella sobre su frente, lo que quiso entenderse como muestra evidente de que aquel niño tendría una elevada capacidad de iluminar al mundo en el seguimiento de la verdadera fe, como quedaría demostrado con la fundación de la orden de los predicadores. Desde ese punto de vista, podría decirse que Domingo de Guzmán sería una estrella que acerca las almas a Cristo.
.
Y con esa estrella lo representó aquel fraile pintor en los muros del convento donde residía. A fin de cuentas, Santo Domingo era el fundador de su orden y debía sentir por él una especial veneracion, lo que explica que figure en varios de los cincuenta frescos que allí realizó. En algunos de ellos podemos ver al santo con las flores entre las manos. Pero habitualmente Beato Angélico parece preferir el símbolo de la estrella. Quizás le era más rápido resolver la iconografía de esta manera. Quizás a su alma de pobre monje aislado en un convento le emocionase particularmente la historia que se contaba sobre el bautismo y la estrella. Nunca lo sabremos con certeza. Pero ahí siguen esas estrellitas. Atrayendo la atención de jóvenes del siglo XXI.
Parece que esta Web está pensada para interesados en la simbología de Santo Domingo de Guzmán. Ved aquí una curiosa representación del santo con su perrillo.

6 comentarios:

Cynthia 2ºBachC dijo...

Es impresionante que de una obra que demos en clase, y a la cual no le ha dado tanta importancia, de tanto de qué hablar, tanto y tan interesante. Realmente me gustaría tener tiempo para muchas cosas y una de ellas es ver la simbología de lo más mínimo del cuadro, pero eso es casi imposible para una chica tan polifacética como yo...

Bien es cierto que no reparé (ni yo ni mis compañeros) en ver los estigmas de las manos de San Francisco, como usted ha dicho, por ello me gustaría saber el porqué de esos estigmas tan semejantes a los de Cristo ¿Fue crucificado como el protagonista de la religión cristiana?

Anónimo dijo...

Te leo y te quiero mucho, papá.

Un besito,

Marta

Juan Diego Caballero dijo...

Cynthia, eso que afirmas de ti misma, lo de polifacética, me parece muy bien, siempre que no te impida estudiar un mínimo, claro.
Respecto a lo de San Francisco, es evidente que no se crucificaba a ningún cristiano en la Italia plenomedieval, siendo la Iglesia tan poderosa, de manera que los estigmas deben tener otra razón. Pero como es una respuesta fácil a una pregunta que ninguno de vosotros hizo en clase espero que sea cualquiera del grupo el que la responda aquí. No le costará casi nada de tiempo, casi seguro. Y aprenderéis todos.
Saludos cordiales y polifacéticos.
JDC

Juna Miguel Durán 2ºC dijo...

Muchas gracias por resolverme la duda. La verdad que si repáré en mirar, y creo que los estigmas le aparecieron a San Franacisco, al igual que aotra santa que no recuerdo el nombre.
Por mi parte le digo que lo que no le pregunte, no es que no me llame la atención, es que lo se o lo he podido deducir, y las pocas dudas que tengo se las pregunto, por lo menoos yo.
De nuevo gracias por resolverme la duda, y le tengo otra preparada para mañana de la que me he percatado hoy estodiando para el examen de recuperación.

Anónimo dijo...

E X C E L E N T E BLOG!!! El mejor que he visto en mi vida. Felicidades!

Un saludo desde Aguascalientes, México

Juan Diego Caballero dijo...

Vaya, pues muchas gracias por esa opinión, tan elogiosa como inmerecida. Saludos cordiales,
JDC

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger