15 octubre 2008

SAN FRUCTUOSO DE MONTELIOS

UN TEMPLO VISIGODO AL NORTE DE PORTUGAL

Tras algunos despistes con el coche, llegué a San Fructuoso de Montelios, cerca de Braga, en un calurosísimo día de verano y en plena hora de la siesta. Nadie más había tenido la misma idea, de manera que pude visitar el templo sin prisas y sin ruidos. Un somnoliento guarda nos indicó el camino hacia el oratorio, mientras quedaba dormitando al frescor de la sombra.

San Fructuoso (656-665). San Jerónimo de Real, Braga, (Portugal). Vistas exteriores y planta original del edificio.
La pequeña capilla se encuentra hoy adosada al lateral de un convento franciscano rehecho durante el siglo XVI, que debió alterar su estructura primitiva. A ello contribuyó también la restauración desproporcionada efectuada en el templo a comienzos de los años 30 del siglo pasado.

Mandado construir para emplearlo como enterramiento propio por San Fructuoso, obispo de Braga entre los años 656 (en que tomó posesión de la sede) y 665 (en que falleció), el templo es un claro ejemplo de mausoleo de planta centrada, que sigue los modelos bizantinos. Al exterior muestra los típicos caracteres de la arquitectura visigótica, realizada con bloques de piedra puestos en seco y de las medidas habituales en aquella época. Vemos pues un edificio bastante compacto, con cimborrio central y escasos vanos, que presenta cuatro brazos iguales, todos ellos de planta cuadrada y por uno de los cuales se accede al pequeño templo.

Sin embargo, el interior nos reserva algunas sorpresas. El brazo de entrada mantiene la forma cuadrada, sirviendo como ámbito introductorio al espacio religioso. En cambio, en los otros tres apreciamos un engrosamiento de los muros, de forma que ahora presentan forma ultrasemicircular, actuando como capillas independientes que debieron tener originariamente una rotonda de columnas, a modo de diminuto deambulatorio. Se considera que este hecho pudo ser una transformación de la planta original, realizada en el transcurso del siglo X. Por otra parte, los cuatros brazos se separan del crucero mediante un arco de herradura en el que se inscribe una triple arcada menor, con arcos del mismo tipo, siendo el central más grande que los laterales.

El frescor del interior de la pequeña iglesia, en plena canícula, invitaba a seguir admirando los detalles de su arquitectura: los desnudos sillares, la potencia de la cúpula sostenida por pechinas que cierra el cimborrio, o la rústica labra de los capiteles y de las altas impostas, con sus casi irreconocibles hojas de acanto. Pero finalmente había que volver al exterior y adaptarse al tremendo calor. Dirigiéndonos ya al coche volví la vista hacia la iglesia, y me detuve a contemplar la apariencia del poderoso cimborrio que cubría su espacio central, con el detalle de esas pequeñas arquerías ciegas en su parte superior, alternando semicírculos con triángulos, que se repite también en el resto de los muros.
.
Tomaba la última fotografía cuando me sorprendí preguntándome de qué manera un modelo de templo que tiene una raíz claramente bizantina habría llegado hasta aquí, a un remoto confín de Portugal. Sabemos que quien encargó la construcción, San Fructuoso, monje antes que obispo, no había viajado a Italia, donde se encuentran los paralelos más cercanos. Quizás la pericia estaba en la cuadrilla de albañiles que levantó el pequeño oratorio. Tal vez éstos tomaron como referencia edificios más próximos. Es posible que siguiesen una tendencia presente en la arquitectura visigoda que valoraba la construcción de espacios centralizados. Nunca sabremos todo esto con absoluta certeza. Pero ahí seguiría esta pequeña joya, con calor o con frío, acogiendo a otros viajeros dispuestos a disfrutarla. El sabor de lo pequeño.

Leed la ficha sobre el edificio que nos presenta el IPPAR, con buenas fotografías. Más información y relación con otras construcciones visigodas en esta web. Por último, aquí hay una breve síntesis de algunos edificios visigodos del siglo VII, incluyendo este de Braga.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger