03 septiembre 2008

EL CÓDIGO DE HAMMURABI

OJO POR OJO, DIENTE POR DIENTE

¿Cuántas veces leímos de niños esa frase que titula el artículo? Si haces algo malo, serás castigado con un daño semejante. ¿Y cuántas veces oímos hablar del Código de Hammurabi? ¿A quién no le suena aquella terrorífica frase?: "Si un hombre libre vació el ojo de un hijo de hombre libre, se vaciará su ojo". O esa otra que decía ."Si un hijo golpeó al padre, se le cortarán las manos". Mientras nos imaginábamos la cuenca vacía del ojo, aprendíamos a respetar a nuestros padres, no fuera a ser que acabásemos sin manos.

Todo eso y muchas más normas, hasta un total de 282, están recogidas en esta estela de negro basalto de más de dos metros de altura que es universalmente conocida bajo el nombre de ·Código de Hammurabi" . Quizás ya se nos haya olvidado que este hombre (conquistador y guerrero, organizador de sus territorios y persona interesada por las obras públicas) , fue rey de Babilonia durante más de cuarenta años, allá por la primera mitad del siglo XVIII a.C., aproximadamente. Tal vez no recordemos que sus leyes fueron escritas en lengua acadia cuneiforme, Pero seguro que esta Ley del Talión (según la expresión de la Biblia), del ojo por el ojo y del diente por el diente no se nos habrá ido de la memoria.

Sin embargo, el Código de Hammurabi es también una obra de arte. Fijémonos para ello en el relieve de la parte superior. A nuestra derecha aparece entronizada una importante divinidad de Babilonia, Shamash, que simboliza al sol y a la justicia. Este dios alado, tocado con alto gorro y barba postiza y en clara actitud mayestática, tiene ante sí, de pie y en actitud reverente, al propio rey Hammurabi. Hay por tanto aquí una clara referencia a que es el mismo dios quien da la legislación al monarca a fin de que éste la haga cumplir. Y para que el origen divino de la ley quede más claro si cabe, Shamash entrega a Hammurabi dos objetos. Uno de ellos es un cetro, claro símbolo del poder. El otro es un aro o anillo, que viene a representar la sabiduría, en este caso concretada en la justicia, a la que la legislación hace referencia.

Por otra parte, la propia colocación de los personajes nos muestra otro dato de interés artístico. Fijaos en el trono del dios: hay un claro intento de dar a la escena una cierta profundidad, Se busca, del alguna manera, la perspectiva. De forma que en estos 65 cm. de representación tenemos no sólo una muestra de las prácticas político-administrativas de la antigua Babilonia, sino también una obra de arte de primera importancia.

Paradojas de la historia: probablemente la estela fue colocada en la ciudad de Sippar, de donde procedía el culto a Shamash y allí estuvo unos cientos de años, hasta que otro rey guerrero la llevó hasta su ciudad, Susa (Irán), como botín de guerra. Estela viajera ésta, porque ahora hay que ir a París a ver el original. En todo caso, aquellas leyes supusieron un claro avance en la historia de la humanidad, al ordenar las relaciones sociales. Pero si lo fueron, ¿qué barbaridades habría antes? No quiero ni pensarlo.

Los interesados en profundizar en el contenido del código tenéis en esta página la transcripción íntegra (en español) de su articulado. Más información en esta Wiki y en la web del Louvre, donde se conserva la estela. Como curiosidad, este blog se come el coco muy a fondo sobre el nombre "Hammurabi".

5 comentarios:

  1. Hola!
    Esta muy bien la explicacion, me ayudo mucho en la investigacion que hice, muchas gracias :D

    ResponderEliminar
  2. Pues me alegro mucho, Nina. Gracias por tu visita y saludos cordiales.
    JDC

    ResponderEliminar
  3. hola estoy haciendo un trabajo de sociales y me re servio la info esta entre otras muchas gracias un besoo!!

    ResponderEliminar
  4. exelente aporte a la cultura gracias por ayudar a setisfacer la "curiosidad" por conocer nuestra historia

    ResponderEliminar
  5. la información esta bien detallada y bien explicada me servio para mi exposicion !gracias me sirvio de mucho :)

    ResponderEliminar

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

PARA REFLEXIONAR

PARA REFLEXIONAR