25 junio 2007

LA MEZQUITA DE ALMONASTER

UNA JOYA DEL ARTE ISLÁMICO ANDALUSÍ






Cuando el viajero se pierde sin prisas por la Sierra de Aracena, en la provincia de Huelva, atraido por la belleza de sus pueblos y el verdor de sus paisajes de encinas y castaños, acabará llegando a la pequeña localidad de Almonaster la Real. El nombre del pueblo en sí le traerá reminiscencias árabes (la fortaleza) y el caserío le transportará a otras épocas. Podrá encontrar allí algunas viviendas de tradición mudéjar y una iglesia gótica con una hermosa fachada, de estilo claramente manuelino, que le recordará las que tan abundantes son en Portugal.

Mientras recorre a pie las calles, el viajero divisará un alto cerro, en el cual se alzan los restos del castillo de la localidad. Atraido por el conjunto, encaminará hacia allí sus pasos y, tras pasar el circuito de murallas, habrá dado con un pequeño edificio, una de esas joyas únicas del arte de nuestro país, la mezquita de Almonaster que, por una de esas casualidades de la Historia, ha llegado hasta nuestros días tras más de 1000 años de azarosa existencia.

El caminante se encuentra ante una mezquita que debió atender las necesidades de una comunidad rural no muy numerosa, como delatan sus reducidas dimensiones. Su guía le indica que casi todos los autores coinciden en datar el templo hacia comienzos de la segunda mitad del siglo X, en plena época califal. Y que estaríamos, por tanto, ante uno de los escasísimos ejemplos de mezquitas de ese periodo de esplendor; contrapunto, en el medio rural, a las grandes mezquitas urbanas de las ciudades andalusíes.

Ésta que ahora observa debió alzarse sobre los restos de una antigua iglesia visigoda y en su construcción se emplearon el ladrillo y la piedra, así como abundante material de acarreo. El interior presenta cinco naves de desigual anchura y en su muro de la quibla se localiza un rústico mirhab, simplemente un estrecho nicho de planta semicircular, enfrentado a la nave central, más ancha que las otras cuatro. Las naves presentan arcos que debieron ser originariamente de herradura, sostenidos mediante columnas o plilarillos en los que aparecen reaprovechados materiales de épocas anteriores.

Disfrutará el viajero de la soledad del edificio, del ambiente en penumbra de su interior, y se contagiará de la fuerza telúrica que parece emanar de la construcción. Meditará, en suma, y llegará a la conclusión de que a veces la belleza no necesita de grandes formatos, como le confirma el diminuto patio de abluciones que queda en un lateral de la mezquita, trazado sobre la propia roca y donde una taza recoge el murmullo del agua que cae y que, con suerte, sérá el único sonido que le acompañe el recorrido.
.
Pero aún hay más: cuando abandone el edificio el viajero podrá observar un alminar de planta cuadrada, muy rehecho en épocas posteriores, al que no podrá resistirse a subir. Lo hará por una empinada y estrecha escalerilla y, desde lo alto de la torre, alcanzará a divisar a sus pies todo el pueblo y media sierra. Arte y naturaleza unidos de la mano.

6 comentarios:

Javi dijo...

Almonaster la real? , eso está muy cerca de donde yo vivo! , me gustaria acercarme un día a visitarla, a ver si alguien me lleva jeje.

Saludos a todos ! , por cierto, selectividad aprobada!! , enhorabuena compañeros :D ( 6,5 en H.arte jeje )

Juan Diego Caballero dijo...

Javi: Muchas felicidades por tu aprobado y, en especial, por la nota en Historia del Arte. No vives en Almonaster, supongo que veraneas allí. Ve a ver la mezquita este verano. Va a gustarte, seguro.
Enhorabuena
JDC

Javi dijo...

Gracias profesor! jeje. Y cuando dije que vivía cerca de almonaster me referí a que mi pueblo natural es Corteconcepción, a unos 30km de Almonaster. Bueno, saludos y buen verano para todos !! Hasta la próxima!

Juan Diego Caballero dijo...

Hermoso pueblo Corteconcepción. Y en hermosos sitio. Buen verano también para ti. Saludos corodiales,
JDC

Ann dijo...

No se trata de una mezquita. Existen demasiadas evidencias para considerarla una iglesia arriana visigoda. La cruz y lisandros del dintel de entrada lo atestigua. Y esos simbolos son de los siglos V, VI y VII. LA planta es tipicamente cristiana arriana el culto de los visigodos, reutilizando elementos romanos. Los arcos son visigodos, pues, y son los originales. El mihrab se añadio posteriormente, conservandose el resto igual, practicamente. La torre es cristiana, cuadrada, como otras muchas por toda España. Existe otro templo que fue de culto arriano tambien, y muy semejante, aunque de muchisima mejor factura, en Cordoba, tambien llamado ahora mezquita. Los arrianos hispanos, comolos judios y otras confesiones cristianas unitaristas, contrarias al catolicismo de Roma, sufrieron la persecucion bajo los visigodos que se habian convertido al catolicismo, pero muchos de ellos conservaron su fe arriana, lo que fue motivo de muchos conflictos, que explotan en el 711. historia.forogratis.es

Juan Diego Caballero dijo...

Estimada Ann: en realidad hice aquí un comentario más personal que puramente artístico, aunque tuve mis razones para ello. En todo caso, veo que pareces seguir las tesis de Olagüe. No puedo entrar en debatir ahora a fondo tu argumentación, en la que tú misma hablas de la presencia de un mihrab. Yo, por mi parte, señalo que hubo allí una previa iglesia visigoda de la que, por cierto, no me pronuncio si fue católica ni arriana. Volveré, si puedo sobre esta mezquita, dentro de un tiempo. Saludos cordiales, JDC

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger