04 enero 2009

FERNAND LÉGER

EL CUBISMO MAQUINISTA

Ni sus orígenes humildes ni el hecho de quedarse huérfano de padre desde muy niño impidieron que Fernand Léger (1881-1955) consolidase la vocación hacia la pintura que ya había mostrado en su infancia y que explica que en su primera juventud lo encontremos en París, inaugurando la llegada del siglo XX mientras estudia pintura y artes decorativas. En aquel ambiente parisino, el artista inicia su trayectoria como pintor con unas primeras obras que acusan una fuerte influencia del impresionismo.

Fernand Léger: "La costura" (hacia 1910). París.

Sin embargo, pocos años después Léger descubre las obras de Cézanne y queda atrapado por sus propuestas de geometrización y de valoración de los volúmenes. Este será el camino que le lleve al conocimiento de los pintores cubistas, Picasso y Braque, con quienes realiza alguna exposición conjunta. Pero este "periodo cubista" de Léger es ciertamente peculiar. Manifiesta una atracción poderosa hacia dos formas geométricas, el cilindro y el cono, y muestra una predilección por las líneas curvas y los colores vivos, contrastados unos con otros. Por otra parte, se aleja de los temas favoritos de los otros pintortes cubistas; prefiere las escenas exteriores a los interiores poblados de naturalezas muertas.

En 1914 un hecho de trascendencia internacional interviene en la trayectoria artística de nuestro pintor, que es movilizado desde comienzos de la Primera Guerra Mundial por el ejército francés. Léger pasa casi tres años en las trincheras de los frentes de batalla y está a punto de morir asfixiado por gas mostaza, hasta acabar convaleciente en un hospital. Pero el pintor no ha aprendido de la guerra sólo lo que tiene que ver con la muerte y la destrucción, con el horror y la violencia. También le han sorprendido las nuevas máquinas militares: la artillería, las ametralladoras, los tanques. Toda esa experiencia bélica va a transformar en profundidad su pintura, que a partir de este momento, y durante algún tiempo, muestra un gusto especial por los temas tecnológicos. Léger entra en el "periodo mecánico" en el que sus obras reflejan el interés por las más diversas máquinas.

Fernand Léger: "El 14 de julio" (1919). Biot, Francia.

Y de las máquinas, pero sin abandonar nunca del todo su peculiar visión cubista de la pintura, Léger pasa a una nueva etapa: el "periodo clásico", en el que la figura humana se vuelve ahora centro de su mirada. Pero también es peculiar el tratamiento que el pintor francés da a tales figuras. Hasta cierto punto, casi podría decirse que participan de los caracteres industriales que abundaban en la época anterior, que hay cierta desnaturalización en esos hombres y mujeres hieráticos que aparecen en sus lienzos. Para entonces, la fama de Léger se ha extendido y sus obras alcanzan gran reconocimiento, no sólo en Europa, sino también en los EE. UU., donde residirá durante los años de la Segunda Guerra Mundial.

Acabada la contienda, Léger regresó a Francia y mantuvo en su trabajo esas características de los periodos anteriores, aunque siempre abierto a las nuevas corrientes artísticas, hasta tal punto que algunos lo consideran un precedente directo del arte pop. En cualquier caso, su actividad (que se extendió también a las ilustraciones de libros, a la realización de vidrieras y de decorados teatrales) mantuvo siempre un acusado estilo personal, hasta el punto de que algunos califican a su obra más de tubista que de cubista. Cómo no iba a tener un estilo propio un artista que se atrevió a afirmar que "el arte consiste en inventar y no copiar. El Renacimiento italiano es un período de decadencia artística." Cuestión de gustos.

Fernand Léger: "Sin título" (1944). París.

En la página del Museo Nacional Fernand Léger de Francia podéis consultar una biografía del pintor, ordenada por etapas, con acceso a varias de sus obras más conocidas. En esta página española tenéis otra biografía. Dejo para el final esta magnífica monografía dedicada al artista por el centro Pompidou de París. Y además, aquí tenéis una muestra de la producción de Léger. Gana mucho si la veis a pantalla completa.

5 comentarios:

sandrita dijo...

Buenas reseñas de cubismo maquinista... te dejo algo de brut art, con mucho color de miguel cococrash un artista español, lo baje en una pagina en la que puedes checar mas arte. gracias por la reseña

miguel cococrash

clariana dijo...

Hay como un misterio en el cubismo, en el futurismo, que relaciono con las horribles guerras mundiales que transcurrieron paralelamente y con la mecanización. Se mecaniza también el hombre, la mujer y en Leger se observa muy bien. Me quedan muchos interrogantes con algunos pintores del futurismo. Es para pensar. Saludos.

Juan Diego Caballero dijo...

Pues nada, Sandrita, gracias por la información. hacía tiempo que no te leía por aquí. Saludos cordiales
JDC

Juan Diego Caballero dijo...

Clariana: este año se cumple el centenario de la aparición del primer futurismo. Habrá que celebrarlo. Por otra parte, no olvides que el cubismo estaba ya bien desarollado cuando empezó la Primera Guerra Mundial.Saludos cordiales.
JDC

Duncan de Gross dijo...

Es cierto!!, este año se cumple el centenario del nacimiento del primer futurismo, y el del fallecimiento de Dali, 2.009 puede ser un año fantástico en exposiciones, ojala lo sea. Genial Leger eh?, me encanta, gracias por el post!!

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger