02 febrero 2008

LA IGLESIA DE SANTA MARINA DE SEVILLA

EL MODELO DE IGLESIA MUDÉJAR SEVILLANA

Cuenta la "Leyenda Dorada" de Jacobo de la Vorágine que en fecha indeterminada un hombre que había quedado viudo decidió profesar en un convento. Como tenía una hija, optó por llevarla con él, disfrazándola de varón. Pasado el tiempo, el supuesto niño, al que llamaban Marín, se convirtió también en monje, respetando el secreto de su padre. Tiempo después fue acusado de violación por una mujer, a resultas de lo cual acabó expulsado del convento. No por ello Marín se alejó del monasterio, sino que residió a sus puertas durante años, cuidando del niño de la mujer que lo acusó. Años más tarde, y a la vista de la paciencia y humildad que Marín mostraba, la comunidad decidió readmitirlo y allí residió hasta su muerte, momento en el que al ser amortajado su cadáver los monjes descubrieron que se trataba de una mujer y que, en consecuencia, la acusación de paternidad había sido infundada.

Esta piadosa historia explica la existencia en Sevilla de una iglesia dedicada a Santa Marina, cuya devoción estuvo muy difundida durante la Edad Media. Este templo corresponde a lo que, hace ya muchos años, un historiador del arte calificó como "primitivo tipo parroquial sevillano". Con tal denominación se refería al modelo de iglesia construido en Sevilla a partir de la conquista de la ciudad por las tropas castellanas en 1248. En estos edificios (Santa Marina, San Julián y Santa Lucía) varias características remiten al arte gótico (plantas de tres naves, ábsides con bóvedas de crucería, contrafuertes), mientras otras resultan de tradición islámica (capillas funerarias semejantes a las qubbas almohades, decoración de las torres, empleo abundante del ladrillo, cubiertas de armadura de madera, etc.).

En el caso de Santa Marina, no se conoce documentalmente la fecha de su fundación aunque es probable que ésta se llevase a cabo entre 1249 y 1258; por tanto, en un momento muy próximo a la conquista de Sevilla por Fernando III. Tal vez las obras concluyeron durante el reinado de Alfonso X (1252-1284). Desde entonces, el templo ha sufrido diversos avatares: fue afectado grandemente por el terremoto de 1356 y sufrió un incendio a comienzos de la Guerra Civil, lo que supuso la pérdida de su cubierta de madera. Toda la obra es de ladrillo, a excepción de las portadas y los elementos de las bóvedas, hechos en piedra arenisca, y la techumbre de madera, repuesta en época reciente.

Como corresponde al modelo sevillano, la iglesia presenta planta de tres naves, separadas por arcos apuntados sostenidos por pilares. El ábside, de forma octogonal, se divide en tres tramos, en los que aparecen bóvedas de crucería con nervio espinazo, mostrando al exterior contrafuertes y vanos con arcos apuntados geminados.
.
El edificio dispone de tres portadas abocinadas. La principal se sitúa a los pies y muestra una arquivolta rematada en una cornisa en la que aparecen cabezas de leones. Bajo ellas hay arquillos ciegos túmidos, de clara influencia islámica, y cinco esculturas que representan a Dios padre y a las santas vírgenes principales: Santa Marina y Santa Margarita (abogadas de las parturientas) y Santa Catalina y Santa Bárbara, todas ellas símbolos de la castidad.
.
Bóveda alboaire de la capilla de la Piedad. ( Abajo, detalle de la lacería). Segunda mitad del siglo XIII.
.
Pero quizás lo más interesante de esta iglesia sean las cuatro capillas que aparecen adosadas a sus muros. Todas ellas responden al modelo de qubba almohade, con planta cuadrada y cubierta abovedada. Así, en la del Santo Sacramento hallamos una bóveda gallonada sobre trompas, accediéndose a ella a través de un espacio con bóveda de espejo, también de tradición almohade. Encontramos paralelos a esta capilla en la Granada nazarí y de ella puede decirse que quizás constituya el primer modelo de la serie de las capillas funerarias que se levantaron en época medieval en Sevilla.
.
Esquemas similares a los de la anterior siguen las capillas de la Divina Pastora y Bautismal (aunque parece qu ésta fue completamente rehecha a comienzos del siglo XIX). Pero la joya de este templo la constituye la capilla de la Piedad, que nos muestra una bóveda alboaire (decorada con azulejos, ya muy perdidos) de 16 paños sobre un doble sistema de trompas, así como una hermosa lacería, aunque no podamos disfrutar de su polígono central estrellado, que fue horadado en el siglo XVII para abrir una linterna. Cubre el sistema de trompas un friso de mocárabes, rehecho en el siglo XIX a partir de un fragmento original. Esta cúpula debió hacerse en la segunda mitad del siglo XIII, reorganizándose como capilla funeraria durante el XV.

En resumen, las bóvedas de esta iglesia nos muestran un fenómeno sociológico bien interesante, el de cómo formas de tradición islámica se iban abriendo paso en los gustos artísticos de la Sevilla cristiana, de modo que las familias pudientes acabarían por preferir estas qubbas para sus enterramientos. Curiosa paradoja: el arte de los vencidos se imponía al de los vencedores. La fuerza del mudéjar.
.
.Recomiendo una extensa visita a esta excelente página sobre el templo, con un extenso repertorio fotográfico. La información puede completarse con la que se recoge en la Wikipedia y en esta otra página.

12 comentarios:

jdsa dijo...

Excelentes ejemplos Santa Marina de Sevilla y la Sinagoga de Santa María la Blanca en Toledo para ver lo que fue el mudéjar: la consecución arquitectónica de la época, en la cual España fue crisol de culturas.

PD: ¿Me permites que te haga una sugerencia? Verás, la carga de tu blog se me hace algo lenta debido a la cantidad ingente de widgets que tienes puestos en él. Esto en Firefox da bastantes problemas por aquello del consumo de memoria RAM, ralentizando incluso el sistema.
¿Cabría alguna posibilidad de aligerar dicha carga? Sé que el blog es tuyo y pones cuantos complementos creas conveniente embellecerlo (y más tú, profesor de Historia del Arte :D), pero en mi opinión no hay que ser tan barroco :D

Juan Diego Caballero dijo...

Bien, jdsa: gracias por tu comentario. Por otro lado, te agradezco la sugerencia, aunque ya me di cuenta del problemilla hace algún tiempo y quité varios widgets. Veré si puedo eliminar alguno más, pero de ahí a considerarme barroco, hay un camino.
Saludos cordiales.

jdsa dijo...

Hombre, lo de barroco era claramente una hipérbole. Discúlpame si te ofendí, no era mi intención desde luego. ;)

Juan Diego Caballero dijo...

Ni tú lo has intentado ni yo me he sentido ofendido, jdsa. Aquí las opiniones vienen y van en libertad.
de nuevo, saludos cordiales
JDC

jdsa dijo...

Ah, otra cosa que me gustaría comentarte, Juan Diego.

Me parece genial la idea de compartir esos archivos como el diccionario de autores o las actividades. Pero cuando me bajo los tres volúmenes del diccionario visual de términos, o bien no me los baja o cuando lo hace aparecen con formato desconocido.
¿A ti te salen bien cuando los bajas?

Juan Diego Caballero dijo...

Alguien más me ha comentado lo del diccionario, pero yo me lo descargo sin problemas. Hay que tener un poco de paciencia, porque cada "tomo" ocupa varios megas.
Saludos cordiales
JDC

m.alejandra di lorenzo dijo...

me encantó conocer santa María de Sevilla, una joya!

Juan Diego Caballero dijo...

Efectivamente, Santa Marina es una joya, desconocida hasta por muchos sevillanos. Gracias por tu visita desde Argentina, Alejandra.
Saludos cordiales
JDC

Sandra 2ºC dijo...

Pues sí que es interesante la historia y la iglesia es preciosa..voy a tener que explorar más por Sevilla.

Un saludo

Juan Diego Caballero dijo...

Vas ya tarde, Sandra, así que date prisa, porque que alguien que vive en el área metropolitana de Sevilla diga que tiene que "explorar" la ciudad es para asombrarse, como mínimo. Además, no sabes lo que te estás perdiendo.
Saludos cordiales
JDc

Mº CARMEN RUEDA dijo...

Pues yo creo que como Sandra hay muchos sevillanos, pero como estas obras la tenemos aquí, tan cerca,no les damos importancia.Por ejemplo, yo ya había visitado 3 veces la catedral de Sevilla, pero no ha sido hasta este año, ayer, cuando fui de nuevo y comencé a verla de otra manera, ya entendiendo muchas más cosas, sobre todo aplicando lo conocimientos de arte de este año,aparte de que la visita fuera guiada. En resumen, tenemos un patrimonio del que no conocemos ni la mitad.

Juan Diego Caballero dijo...

Pues me alegro mucho, Mari Carmen, de que redescubras la Catedral. Pero no olvides de que aún hay muchísimas cosas más que descubrir en una ciudad como Sevilla. Ten los ojos siempre bien abiertos.
Saludos cordiales
JDC

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger