22 octubre 2007

LISIPO, EL BRONCISTA

SOBRE EL CREADOR DEL CANON DE LAS OCHO CABEZAS

En algunas ocasiones, la Historia del Arte ha de lamentar que el paso del tiempo suponga la pérdida de obras de excepcional importancia, pese a que el eco que en su momento provocaron ha llegado hasta nosotros mediante copias posteriores o informaciones complementarias. Esto es lo que ha sucedido con las esculturas de Lisipo, un artista nacido en Sición, ciudad del Peloponeso en la cual existía desde el siglo V a.C una escuela escultórica especializada en la producción de obras de bronce.

Lisipo: "Apoxiómenos" (Copia romana. Original de hacia 325 a.C.). Roma.
.
Lo primero que nos llama la atención de Lisipo es su dilatada vida, que debió alcanzar los 90 años; muchísimos para la época a la que nos referimos. Nacido hacia el año 390 a.C., desde joven se mantuvo en la tradición artística de su ciudad, mostrando especial interés hacia la fundición en bronce. Parece que su obra fue muy abundante, pues se cita de él que llegó a crear unas 1500 esculturas, cifra a todas luces exagerada, pero que da buena idea de cómo se estimaba en la antigüedad su capacidad creadora.
.
Durante unos años trabajó directamente para Alejandro Magno, de quien realizó diversos retratos. Sin embargo, prácticamente todo lo que nos ha llegado de Lisipo lo conocemos por copias romanas, dado que los oríginales de bronce se han perdido. No obstante, en los últimos años se han producido algunos hallazgos que según parte de la crítica corresponden a obras originales del escultor.
.
Lisipo: "Eros tensando el arco". (Copia romana. Original de hacia 335 a.C.). Roma.

En uno u otro caso, podemos encontrar en Lisipo los rasgos de un artista consumado, que busca abrir nuevos caminos a la escultura. En este sentido, dos son sus aportaciones principales. De una parte, la introducción de un nuevo canon escultórico, basado en la proporción de ocho cabezas, frente al propuesto en el siglo anterior por Policleto, de siete, con lo cual se consigue un efecto de alargamiento de las proporciones corpóreas. Por otro lado, hallamos en Lisipo en interés por dotar a sus figuras de una perspectiva múltiple, que invite al observador a rodearla, viéndola desde distintos puntos de vista. Por eso el Apoxiómenos avanza sus brazos y esa misma razón explica la mano "escondida" del llamado Hércules Farnesio.
.
Así pues, podríamos concluir que la obra de Lisipo, por su originalidad e intenciones, anticipa ya toda la escultura helenística. Pero aun más importante es darnos cuenta de cómo nuestro artista avanzó un paso más en el camino de liberar a algo tan sólido como una estatua de la quietud y el aspecto estático. Mirad ese ángel que se gira hacia vuestra izquierda. ¿Tensa el arco a se prepara para volar? Quizás ni Lisipo hubiese estado seguro de la respuesta.
.
Lisipo: "Hércules en reposo o Hércules Farnesio". (Copia romana. Original de hacia 320 a.C.). Nápoles.
.
Esta página en inglés, ordenada por el nombre de antiguas ciudades griegas, pasa revista a la vida y obra de Lisipo. Y aquí tenéis una amplia información sobre el canon en la escultura griega.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger