30 abril 2007

EL MOVIMIENTO MODERNO

LA ASOMBROSA RENOVACIÓN DE LA ARQUITECTURA: 1900-1950

Ludwig Mies van der Rohe: "Edificio Seagram" (1958). Nueva York.

Pocas veces en la Historia del Arte podemos asistir a un episodio de renovación tan profunda como el que experimentó la arquitectura desde comienzos del siglo XX. Con la consolidación de las revoluciones industriales, esta centuria había traído a las sociedades desarrolladas cambios de todo tipo y, con ellos, en el campo constructivo, se generó un nuevo abanico de necesidades. ¿Cómo atender a las demandas de una población en crecimiento y concentrada en las ciudades? ¿Cómo resolver los problemas que genera el tráfico, ya sea por carretera, ferroviario o aeroportuario? ¿Cómo organizar los grandes espacios industriales? ¿Y los grandes centros de estudio e investigación? ¿Cómo debe construirse en los nuevos países que ahora aparecen?

Walter Gropius: "Casa Gropius" (1931). Lincoln, Massachusetts.

A todas esas cuestiones y a muchas otras dieron cumplida respuesta los grandes arquitectos de la primera mitad del siglo. Con ellos se produce una absoluta ruptura con respecto a las tradiciones constructivas de épocas pasadas. Es lo que llamamos el movimiento moderno. Un periodo en el que los cambios aparecen por doquier. El más significativo es, quizás, la idea de que cada edificio debe adaptarse a la función que va a desempeñar, lo que requiere una tipología de los edificios bien diferenciada. Pero hay mucho más: las nuevas posibilidades constructivas que ofrecen el hormigón armado, el vidrio y otros materiales van a ser profundamente desarrolladas. Si hasta ahora la columna o el arco eran elementos distintivos del quehacer arquitectónico, los pilares y las plantas diáfanas van a pasar a ocupar el primer plano. La línea recta se adueña de la arquitectura. En definitiva, nuevos materiales, nuevas formas, nuevos volúmenes.

Frank Lloyd Wright: "Garage de la casa Riesley" (1951). Pleasantville, Nueva York.

En este renovado panorama arquitectónico encontramos dos tendencias fundamentales. De un lado, el racionalismo, en el que destacan Le Corbusier, Gropius, Mies van der Rohe y Rietveld . De otro, el organicismo, cuyo más destacado reprsentante en Frank Lloyd Wright. En ambos casos, lo importante es la función del edificio, aunque sea concebido desde distinta manera. La decoración pasa a un lugar secundario. Y esta idea básica significó una nueva manera de buscar la belleza, distinta a la que entonces había presidido el quehacer arquitectónico. Aún hoy se trabaja siguiendo estas grandes aportaciones. El cambio fue absoluto. Una nueva época había llegado a la arquitectura.

Le Corbusier: "Pabellón Heidi Weber" (1965). Zurich.
.
Para aproximaros a las obras de estos grandes arquitectos y de otros muchos de los destacados a lo largo de todo el siglo XX podéis consultar esta página, con informaciones básicas y buenas fotografías. En español existe una buena historia de la arquitectura, muy sintética, de la cual podéis consultar el apartado correspondiente al siglo XX, aunque dispone de escasas fotografías. Finalmente, el portal "great buildings online", aunque supera los límites de este periodo, dispone de un extensísimo catálogo de la obra de los principales autores del movimiento moderno, que puede consultarse alfabéticamente.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, me llamo Laura y soy maestra del CEIP Valeriano Bécquer. Estaba buscando infromación sobre Paul Cezanne para trabajrlo con el alumnado de 4º y me he encontrado con tu pagina.
Quería felicitarle pues la página es una maravilla y una gran ayuda y guía tanto a nivel docente como personal.

Graciasssssssssssssssssssssss y ánimo para seguir.

Laura

Juan Diego Caballero dijo...

Pues muchas gracias, Laura, por tu comentario. Espero que disfrutes trabajando Cezanne con los alumnos. En ese nivel académico un pintor como él puede dar mucho juego y me parece una experiencia muy interesante.
Regresa cuantas veces quieras y comenta lo que desees. Serás muy bienvenida.
Saludos cordiales,
JDC

Anónimo dijo...

Hola profesor soy Juan Cabanillas de 4ºC y mi comentario de obra lo voy a hacer sobre la Walter Gropius: "Casa Gropius" (1931). Lincoln, Massachusetts
La combinación de la arquitectura moderna, especialmente de la influencia alemana, con la tradición mediterránea hace que la Maison blanche una prueba de que las experiencias en la estética y el sector de la construcción fueron adquiridos por Le Corbusier en la Escuela de Arte de su ciudad natal y durante su estancia en Viena, París, Alemania y en su "viaje a Oriente". Durante mucho tiempo, la Maison Blanche era apenas conocida, pero hoy, se demuestra su importancia para el origen de las ideas futuristas que Le Corbusier desarrolló en los años veinte en las villas a su purista: ventanas corridas, jardines techo o en el paseo arquitectónico.
Pienso también que la casa expresa un gran positivismo y claridad al utilizar unos tonos de color tan claros.
Aunque también debo decir que debido a la modernidad de la vivienda le da un aspecto poco acogedor y confortable que es lo que de verdad se busca en una vivienda.
JUAN CABANILLAS 4ºC

Anónimo dijo...

em

Anónimo dijo...

cuando termina el movimiento moderno

Anónimo dijo...

cuando mierda van a dejar de dar historia?

Anónimo dijo...

Jajaja no,sea mamon y enfoquese a estudiar!!!!����

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

 

ENSEÑ-ARTE Copyright © 2011 -- Template created by Enseñ-arte -- Powered by Blogger